Redacción BLes– Un reconocido pastor afroamericano de Detroit, el reverendo Marlin Reid, ha decidido asociarse con distintas iglesias para condenar en conjunto a Nike, la NBA y otras corporaciones multinacionales por apoyar el movimiento Black Lives Matter (BLM), al mismo tiempo que se benefician económicamente por el trabajo esclavo en China bajo el régimen comunista chino.

La acusación está fundada en la hipocresía de estas corporaciones, que optan por dar su apoyo al movimiento BLM, al mismo tiempo que cierran negociados multimillonarios con el gobierno totalitario del PCCh, sin condenar, e incluso ignorando, los reconocidos abusos de derechos humanos en China.

¿Cómo se puede tolerar la injusticia en otro lugar y luego sacar provecho de ella aquí en Estados Unidos? Al mismo tiempo que se apoyan las protestas por supuesta discriminación racial. Es un excelente ejemplo de hipocresía, señala el pastor Reid según reporta Free Beacon.

Las críticas publicadas por los clérigos son una muestra más del creciente rechazo contra aquellas corporaciones nacionales y multinacionales que expresaron su apoyo al movimiento BLM. Nike es una de las que se encuentra en el centro de las críticas, por ser considerada un ícono en la historia de la NBA.

Si bien era lógico que muchas marcas, sobre todo las participantes en la NBA, estén alineadas con BLM luego de la muerte de George Floyd en mayo, se esperaba que luego de la gran cantidad de disturbios cada vez más violentos vinculados al movimiento, se genere un quiebre entre ambas partes. Por lo menos hasta el momento, tal quiebre no sucedió.

Reid y otros tres miembros fundadores del Conservative Clergy of Color redactaron un pedido formal que fue enviado al presidente de Nike, John Donahoe, el jueves, solicitando a la compañía que se retracte de su respaldo a BLM y corte todos los lazos comerciales con el régimen comunista chino.

Ante la gran cantidad de denuncias y pruebas contundentes que señalan al régimen chino de estar explotando a millones de musulmanes uigures en campos de trabajo forzado en la zona de Xinjiang, grandes corporaciones, incluida Nike, enfrentan cada vez más pedidos de cesar toda relación comercial con proveedores que presuntamente utilizan trabajo forzado de estos lugares. 

La administración del presidente Trump también ha aumentado la presión económica sobre el régimen chino, advirtiendo a las empresas que no hagan negocios en Xinjiang debido a los abusos que allí suceden.

Según reportó un informe de la BBC, el Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI) y el Congreso de Estados Unidos, entre otros, han encontrado que miles de uigures han sido transferidos para trabajar en fábricas en China, bajo condiciones que el informe de ASPI dice “sugieren fuertemente el trabajo forzoso”. Vinculaba esas fábricas a más de 80 marcas de alto perfil, incluidas Nike, Apple y Gap.

Los clérigos afroamericanos rechazaron firmemente el movimiento BLM en su conjunto, por su orientación cada vez más radical y violenta. 

Los pastores citaron informes en los que una cofundadora de BLM se describió a sí misma como  marxista y algunos miembros locales de BLM pidieron la abolición del capitalismo.

La cofundadora de BLM, Patrisse Cullors, admitió esto durante una entrevista en el 2015, cuando se le preguntó sobre una supuesta falta de dirección ideológica en BLM. Ella respondió tranquilizando al entrevistador comunista, que los líderes de BLM son “marxistas entrenados”.

Andrés Vacca – BLes.com