Redacción BLes – Una breve conversación con la cajera de un mercado agrícola local en Central Lake, Michigan, EE. UU., el sábado 3 de julio, volvió a suscitar algunas dudas sobre el estado de salud de Biden.

Mientras el hombre de 78 años se encontraba en el mostrador de la tienda agrícola King Orchards, un reportero repentinamente le pregunta sobre el último ciberataque de Rusia.

Explicando que solo ha visto la información brevemente, Biden dijo que podría necesitar un rápido repaso de las notas para responder.

“No estamos seguros de que sean los rusos, recibí un informe cuando estaba en el avión. Por eso tardé en bajar del avión”, respondió Biden. “Estaré en mejores condiciones para hablar de ello”.

Mientras Biden buscaba a tientas las notas en su bolsillo, se ofreció francamente a leer la información que le habían dado. “Te diré lo que me han enviado”.

“La idea -en primer lugar, no estamos seguros de quién es, número uno. Y lo que hice, dirigí todos los recursos del gobierno para ayudar en una respuesta si así lo determinamos”, afirmó.

Se detuvo para responder a una cajera cuando se dio cuenta de que le estaba hablando, preguntándole si necesitaba un recibo por el pastel que había comprado.

“He ordenado a la comunidad de inteligencia que me dé una información profunda sobre lo que ha ocurrido. Mañana lo sabré mejor”, retomó el presidente. “Y si es con el conocimiento de y/o una consecuencia de Rusia, entonces le dije a Putin que responderíamos”.

Hubo opiniones encontradas sobre este momento del comandante en jefe. Mientras que muchos sugirieron que fue un acto de tacto por parte de Biden al considerar cuidadosamente sus palabras antes de hablar, otros dijeron que debió ser otro episodio de un tropiezo de la edad del presidente.

“Los líderes responsables consideran las palabras antes de hablar y esperan toda la información antes de tomar decisiones/declaraciones. Eso es lo que vi”, tuiteó un usuario.

“No RNC. Está siendo responsable y no diciendo cosas cuando no está seguro”, dijo otro.

“Este pobre hombre necesita un médico y rápido”, escribió otro.

Ese mismo día, el ex médico de la Casa Blanca Ronny Jackson instó a los demócratas a que “exijan a Joe Biden que se someta a una prueba cognitiva”, según informó The U.S. Sun.

“Puedes volver atrás -hay 40 años de grabaciones de este hombre-, siempre ha cometido meteduras de pata y cosas así, pero éstas son diferentes, está confundido, está desorientado”, añadió.

También le recomendamos: El papa Francisco rompe todos los límites y cambia la doctrina cristiana (Video)

Ad will display in 09 seconds

No es la primera vez que el ex médico exige a Biden que se someta a una prueba cognitiva. Desde la campaña presidencial del año pasado, ha sacado este tema ocasionalmente, sembrando dudas sobre el estado mental del entonces candidato.

A mediados de junio de este año, Jackson reiteró la misma exigencia a los demócratas.

“Todo lo que ha pasado en el último año y medio… [Biden] no sabe lo que está pasando, dónde está. Está muy confundido todo el tiempo”, dijo, según The Hill. “Merecen saber que él o ella puede desempeñar los deberes que exige el cargo, y merecen tener plena transparencia sobre el estado mental de su máximo líder electo”.

La capacidad de salud de Biden ha sido uno de los argumentos clave para que los republicanos cuestionen la idoneidad del presidente para su cargo.

El U.S. Sun señaló que Biden se someterá a un examen médico este año y que los resultados estarán a disposición del público.

Laura Enrione – BLes.com

Temas: