Cuando las administraciones universitarias se negaron a intervenir y apoyar a los estudiantes censurados, los ex alumnos alarmados comenzaron a actuar.

Cuando le preguntaron a Maya Pillai, alumna del último año del Davidson College, por su mejor recuerdo universitario, la inmigrante de primera generación respondió: “No tengo ninguno”.

En una entrevista concedida en agosto de 2020 al Charlotte Observer, Pillai, presidenta de la sección de Davidson de los Republicanos Universitarios, describió su alienante experiencia universitaria.

“Debido a mi afiliación política, me llevó a no tener amigos”, dijo Pillai, que recibió una beca completa por mérito en la muy respetada institución de Carolina del Norte. “Y como me llevó a no tener amigos, me llevó a no tener una buena reputación en el *campus. Así que he sido esencialmente marginada debido a mis opiniones políticas”.

El trabajo de Pillai con los líderes republicanos nacionales le valió un puesto como delegada suplente para la Convención Nacional Republicana en 2020. Además, durante los cierres de COVID-19, Pillai organizó una importante y concurrida concentración en Charlotte (Carolina del Norte) para instar a los políticos a reabrir el estado. Aunque estaba orgullosa de su trabajo, los esfuerzos de Pillai se encontraron con la hostilidad de estudiantes y profesores del *campus de Davidson.

Se escribieron múltiples artículos de opinión sobre Pillai, publicados en el respetado periódico de la escuela, The Davidsonian.

Un compañero de clase escribió que “Pillai y otros manifestantes de Reopen creen que las vidas individuales, en particular las de los negros, los morenos, los discapacitados, los gordos o los de bajos ingresos, son prescindibles en aras de la máquina capitalista opresiva de Estados Unidos”, una afirmación irónica, teniendo en cuenta que la propia Pillai es una minoría de primera generación.

La misión de estas organizaciones de ex alumnos se rige en gran medida por los Principios de Chicago, una declaración sobre la libertad de expresión en el mundo académico elaborada originalmente por la Universidad de Chicago.

Aunque el campus volvió a abrirse a las clases presenciales en otoño de 2020, Pillai optó por terminar su carrera en línea porque las amenazas que recibió fueron muy graves.

“La principal razón por la que decidí asistir virtualmente no es del todo por el brote de COVID-19, sino porque tengo miedo de que me ataquen. … Si los estudiantes han escrito estos artículos sobre mí en los pocos meses que he estado fuera del *campus”, dijo Pillali, “imagínate lo que me harán en el *campus, cuando me vean la cara y me vean caminando”.

Pillai no es la única estudiante librepensadora que se ha enfrentado a una dura discriminación en la universidad de artes liberales, clasificada a nivel nacional, y cuando la administración de Davidson se negó a intervenir y apoyar activamente a los estudiantes, los miembros de la comunidad de ex alumnos de Davidson, preocupados, comenzaron a tomar nota.

Historia antiliberal

A pesar de que la pequeña y prestigiosa universidad ha producido un presidente de los Estados Unidos (Woodrow Wilson), varios senadores, un gobernador de Carolina del Norte y 23 becarios Rhodes, el Davidson College ha obtenido recientemente una pésima calificación en cuanto a la libertad de expresión.

FIRE, la Fundación para los Derechos Individuales en Educación, ha calificado a la escuela como una institución de “luz roja“, indicando que sus políticas y prácticas en el campus inhiben sustancialmente la libertad de expresión. La organización ha otorgado a la escuela la clasificación más baja en su sistema de medición, por no haber instituido medidas para la apertura y la inclusión.

En respuesta a la calificación negativa de FIRE -y a las experiencias de estudiantes francos como Pillai- un pequeño grupo de ex alumnos del Davidson College formó el grupo Davidsonians for Freedom of Thought and Discourse (Los Davidsonianos por la Libertad de Pensamiento y Discurso). Tras su creación, este grupo de ex alumnos comenzó a utilizar sus recursos y su influencia para devolver la diversidad intelectual al *campus.

No están solos en esta causa.

Un movimiento de base

En todo el país, los ex alumnos de algunas de las universidades más prestigiosas del país se han unido de forma similar para adoptar una postura contra la reciente tendencia a la censura flagrante y los ataques a la libertad de expresión en la educación superior.

En la Universidad de Princeton, los ex-alumnos han creado la organización sin fines de lucro Princetonians for Free Speech, cuyo objetivo es apoyar a los estudiantes y profesores que han sido “aislados, superados y expuestos” por sus creencias, al tiempo que promueven la libertad académica en el campus. El grupo publica artículos sobre la libertad de expresión en Princeton, y ha organizado y patrocinado eventos y debates en el *campus para promover su misión.

Todo este esfuerzo trata realmente de la libertad de expresión y de discurso.

La Universidad de Virginia ha adoptado un enfoque similar con la creación del Consejo Jefferson, que espera preservar el tipo de libertad intelectual que se espera de una universidad fundada por Thomas Jefferson.

Aunque este tipo de organizaciones han tomado por sorpresa a las administraciones de la enseñanza superior, este movimiento comenzó de forma orgánica. A medida que sus universidades se radicalizaban y se alejaban de la libre investigación, los ex alumnos alarmados empezaron a retirar sus donaciones financieras, finalizando años de grandes donaciones. Poco a poco, se formaron comunidades en torno a estas preocupaciones y valores compartidos y las campañas de base tomaron vuelo.

Los principios rectores

La misión de estas organizaciones de ex alumnos se rige en gran medida por los Principios de Chicago, una declaración sobre la libertad de expresión en el mundo académico elaborada originalmente por la Universidad de Chicago.

Tras una serie de incidentes que “pusieron a prueba los compromisos institucionales con el discurso libre y abierto”, la Universidad de Chicago creó el Comité de Libertad de Expresión en 2014 para redactar una declaración que articulase la dedicación de la escuela a la diversidad ideológica.

Para resumir los principios y oponerse a la censura ideológica, el comité afirmó que “el debate o la deliberación no pueden ser suprimidos [en el campus] porque las ideas expuestas sean consideradas por algunos o incluso por la mayoría de los miembros de la comunidad universitaria como ofensivas, imprudentes, inmorales o erróneas”.

También le recomendamos: La ideología progresista es obsoleta: Putin y su opinión sobre la importancia de los valores tradicionales (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Apoyando el libre mercado de ideas, los Principios de Chicago afirmaban que “corresponde a los miembros individuales de la comunidad universitaria, y no a la Universidad como institución, hacer esos juicios por sí mismos, y actuar de acuerdo con esos juicios no tratando de suprimir la expresión, sino impugnando abierta y enérgicamente las ideas a las que se oponen”.

Tras la creación de los Principios de Chicago, surgió una campaña para que fueran adoptados en otros campus universitarios. Sin embargo, no fue hasta hace unos años que su aplicación se convirtió en una tendencia. Instituciones prestigiosas como la Universidad de Columbia, el Claremont McKenna College, la Universidad de Vanderbilt y, más recientemente, la Universidad de Virginia han respaldado la declaración de Chicago, y esto se logró con una importante ayuda de ex alumnos preocupados.

Los estudiantes comprometidos e independientes, como Maya Pillai, de Davidson, merecen entornos que les ayuden a explorar y crecer como librepensadores

Este compromiso de fomentar el debate y la deliberación es una parte esencial de la misión educativa de cualquier universidad, porque desafía a los estudiantes a convertirse en pensadores críticos, articulados e independientes. Tradicionalmente, éste ha sido el objetivo de la educación superior. Sin embargo, en la cultura actual, ese objetivo ha sido sustituido por las agendas políticas.

En el caso del Davidson College, Los Davidsonianos por la Libertad de Pensamiento y Discurso han estado presionando para que la escuela adopte los Principios de Chicago desde 2018. Tan recientemente como la semana pasada, la administración continuó rechazando la solicitud. Sin embargo, el grupo de exalumnos no ofrece ningún indicio de retroceso.

Los ex alumnos de Davidson, junto con tantos otros, están viendo cómo sus alma maters se convierten en entornos hostiles contra la libre investigación y contrarios a la genuina exploración intelectual. La educación de calidad que ellos mismos recibieron como estudiantes se está erosionando frente a sus ojos, por lo que no es de extrañar que estén utilizando su influencia como donantes, líderes y administradores para contrarrestar este deterioro.

“Todo este esfuerzo tiene que ver con la libertad de expresión y de discurso”, dijo John E. Craig, Jr, miembro fundador del grupo de ex alumnos de Davidson. “Consideramos los Principios de Chicago como el esfuerzo definitivo”.

Los estudiantes comprometidos e independientes como Maya Pillai de Davidson merecen entornos que les ayuden a explorar y crecer como libres pensadores, y este movimiento de ex alumnos podría tener el poder de restaurar la libre investigación y el discurso dentro de la educación superior estadounidense.

Brett Cooper – Fee.org.es