Redacción BLes – La jueza que preside el Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC) ordenó al FBI identificar todos los casos operados por un exabogado del FBI que presuntamente alteró un correo electrónico durante la investigación de Carter Page, el exasesor de campaña del presidente Donald Trump.

En una presentación secreta el 5 de diciembre – varios días antes de la publicación del informe del Inspector General (IG) del Departamento de Justicia Michael E. Horowitz – la jueza Rosemary Collyer ordenó la revisión de las “inexactitudes significativas” en las solicitudes para vigilar a Page, por parte del FBI.

Según los informes, un abogado del FBI identificado como Kevin Clinesmith alteró un correo electrónico para decir que Page “no era una fuente” para la agencia. 

Esa alteración podría haber servido de justificación para aplicar la orden FISA (Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera) y que finalmente el FBI llamara a Page “un agente de una potencia extranjera” en 2016.

La eventual manipulación habría sido suficiente para cambiar la orientación del documento durante la Administración Obama. Poco tiempo después de ese correo, el FBI y el Departamento de Justicia presentaron una solicitud final para renovar la vigilancia contra Page.

Clinesmith, quien renunció recientemente al FBI, también ha sido identificado como el empleado del FBI que envió mensajes de texto antiTrump discutidos en otro informe del Inspector General, publicado en 2018, de acuerdo al Daily Caller.

En una carta del 25 de noviembre, el Departamento de Justicia notificó al FISC sobre las acciones de Clinesmith.

En su orden, Collyer dijo que el Departamento de Justicia ahora tiene que identificar todos los demás asuntos anteriores o actuales que involucraron la participación del abogado del FBI.

Asimismo estableció el viernes como la fecha límite para entregar la información.

Por otro lado, Collyer emitió otra orden el martes en la que critica al FBI por presentar solicitudes “falsas” y “engañosas” para las órdenes de vigilancia. Esa orden decía que el Departamento de Justicia informó otras omisiones en las solicitudes de la página Carter al FISC en julio de 2018.

Según fuentes consultadas por Fox News en octubre de 2019, la investigación del fiscal John Durham -quien lleva a cabo la causa sobre la posible mala conducta del FBI y el Departamento de Justicia en el período previo a las elecciones de 2016 hasta la primavera de 2017- ha pasado a ser una investigación criminal completa, lo que significa que el ex-abogado del FBI que habría adulterado los documentos está ahora bajo investigación criminal.

Los republicanos y el presidente Trump han argumentado que los supuestos abusos de FISA por parte del FBI, que se produjeron cuando la agencia federal buscaba vínculos criminales entre el equipo de campaña de Trump y Rusia durante la campaña presidencial de 2016, tenían motivaciones políticas.

Finalmente se determinó que no hubo colusión de la campaña de Trump con Rusia y -por el contrario- se descubrió el mal comportamiento del FBI en la época de Obama. La agencia de inteligencia habría operado como un brazo del Partido Demócrata y de la campaña de Hillary Clinton.

Te puede interesar: Clinton-China: La verdadera colusión (Parte 1)

videoinfo__video2.bles.com||732de8603__

Ad will display in 09 seconds