LA PAZ (Reuters) – El voto nulo se impuso con más del 50 por ciento en las elecciones de autoridades de justicia en Bolivia, un revés para las ambiciones del presidente Evo Morales de conseguir un cuarto mandato, según líderes de la oposición que dicen que el oficialismo controla el sistema judicial.

El voto nulo, superior a los votos válidos y blancos, fue promovido por los opositores después de que el Tribunal Constitucional habilitó al mandatario indígena para ser candidato en los comicios del 2019, pese a que la Carta Magna lo prohibía y a un referéndum que rechazó la respostulación de Morales el 21 de febrero de 2016.

Un cuarto mandato le permitiría a Morales prolongarse en el poder hasta el 2025.

“Hoy (por la votación del domingo), igual que el 21 de febrero (de 2016), los ciudadanos han derrotado a Evo Morales y así han derrotado a un caudillo que intenta imponer la Bolivia de la reelección, de la corrupción y de la manipulación de la justicia”, afirmó el empresario y excandidato a la presidencia Samuel Doria Medina desde su cuenta en Twitter.

En una conferencia de prensa, el presidente boliviano rechazó el lunes que el voto nulo sea una represalia de la población en la elección del domingo y acusó a la oposición de atentar contra la construcción de un sistema judicial sin injerencia política.

“La derecha antipatria quiere que fracase la elección de autoridades del Órgano Judicial, pero el pueblo ha elegido a sus autoridades. Autoridades electas, sean jueces o magistrados, no se deben a los políticos sino al pueblo”, dijo Morales.

Los bolivianos eligieron el domingo a 26 magistrados que comenzarán sus mandatos en enero y reemplazarán a las autoridades electas en 2011.

Según el reporte preliminar del Tribunal Supremo Electoral, el 78 por ciento de 6,4 millones de electores habilitados participó en la segunda elección judicial: el voto nulo sobrepasa el 50 por ciento, los votos válidos el 30 por ciento y el voto blanco el 17 por ciento.