La normalización de esta práctica afecta no solo a los que mueren sino también a los vivos, ya que viven en una sociedad donde no se sienten queridos ni deseados.

Tener un cromosoma adicional no será más motivo suficiente para matar a un ser humano por nacer en el estado de Ohio, EE. UU. Las personas con síndrome de Down tienen ese distintivo y la legalización del aborto ha permitido e incluso incentivado (como en el caso de Dinamarca) que no puedan nacer.

Frente a la normalización de su eliminación, los estados de mayoría conservadora en EE. UU. están promoviendo una legislación que impide el aborto eugenésico apuntado contra las personas con síndome de Down.

Con 9 votos contra 7, la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito dictaminó este martes 13 de abril que el estado de Ohio puede hacer cumplir su prohibición de abortos basándose en un diagnóstico de síndrome de Down.

La juez de circuito, Alice Batchelder, escribió en la opinión mayoritaria del martes que la ley promueve los intereses de Ohio al «proteger la integridad y la ética de la profesión médica al evitar que los médicos se conviertan en participantes conscientes en los abortos selectivos para el síndrome de Down».

“Al involucrar al médico en su decisión personal de abortar un embarazo porque el próximo niño nacería con síndrome de Down, la mujer coloca al médico en una posición de deberes médicos, legales y éticos conflictivos”, escribió Batchelder.

«El Estado presentó evidencia de que, en los Estados Unidos, dos tercios de los embarazos con un diagnóstico fetal de síndrome de Down son abortados; los porcentajes son mucho más altos en algunos otros países, lo que lo convierte en uno de los rasgos más comúnmente seleccionados para el aborto», señaló Batchelder. “El Estado explica que, cuando los niños por nacer que exhiben un determinado rasgo son objeto de un aborto, eso envía un mensaje a las personas que viven con ese rasgo de que no son tan valiosos como los demás”, afirmó.

Le recomendamos:

También señaló que la ley protege a la comunidad con síndrome de Down. Pues envía un «mensaje rotundo condenando la práctica de abortos selectivos».

Planned Parenthood intentó impugnar la ley

El proyecto de ley llegó a esta instancia de apelaciones debido a que los principales proveedores de abortos, entre ellos Planned Parenthood, impugnaron la ley sin éxito.

«El Tribunal de Apelaciones del Sexto Circuito otorgó a los legisladores de Ohio el poder de negarle a alguien un aborto en función de por qué la paciente quiere uno», tuiteó el martes la organización Planned Parenthood Advocates of Ohio. «Como siempre, el único propósito de estas restricciones es agregar barreras al acceso al aborto seguro y legal».

Crece el número de estados que protegen a los niños con síndrome de Down

No obstante, perdieron el reclamo legal y la tendencia muestra que solo se debilitará. De hecho, se ha desatado una ola a favor de la vida de personas con síndrome de Down.

Por ejemplo, la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, propuso prohibir los abortos de los niños no nacidos con síndrome de Down.

También la Cámara de Arizona aprobó un proyecto de ley que prohíbe los abortos basados ​​en anomalías genéticas.

Ya a mediados de 2020, Tennessee aprobó la «ley del latido del corazón» que prohíbe el aborto casi por completo e incluso no poder hacerlo cuando la criatura tiene síndrome de Down.

Según la biblioteca digital de obstetricia y ginecología, los mejores cálculos sugieren que terminan en aborto el 67 % de los embarazos en EE. UU. en los que se sugiere que el bebé nacería con síndrome de Down. Aunque hay cifras que indican que ronda el 85 %.

En la vecina Canadá supera el 90 %. Tanto que un grupo de jóvenes con síndrome Down hicieron un video donde se retratan a sí mismos como una especie en peligro de extinción.

El aborto selectivo mata a niños con síndrome de Down

La descartabilidad de los niños con síndrome de Down es tal que en el Reino Unido es admitido abortarlos incluso justo antes de nacer. Frente a lo cual hay un activismo fuerte para por lo menos acortar la brecha temporal.

Es «profundamente ofensivo» que haya leyes que permitan matar a personas como ella, asegura la activista Heidi Crowter, una mujer joven con síndrome de Down. Pues la normalización de dicha práctica afecta no solo a los que mueren sino también a los vivos, ya que viven en una sociedad donde no se sienten queridos ni deseados.

Así lo afirma Frank Stephens, quien enfrentó al Congreso de EE. UU. para combatir el prejuicio sobre el síndrome de Down diciendo: «No creo que deba justificar mi existencia».

Su lucha no es para que el aborto sea ilegal sino impensable.

Esta medida podría debilitar la legalización del aborto

La creciente legislación para imposibilitar el aborto encamina la ilegalización a nivel federal, así lo celebra la presidente de Susan B. Anthony List, Marjorie Dannenfelser, quien elogió el fallo del tribunal y calificó la ley de Ohio de razonable y compasiva.

“También reconocemos y celebramos que esta legislación tiene el potencial de representar un desafío significativo para Roe v. Wade”, dijo Dannenfelser.

«Ahora que se ha producido una división del circuito sobre la cuestión de si los estados pueden prohibir la práctica eugenésica del aborto por discriminación, la Corte Suprema tiene aún más razones para opinar sobre este importante asunto y declarar estas leyes como constitucionales».

Tras la muerte de la juez progresista y feminista Ruth Ginsburg, quedó una vacante en la Corte Suprema, la misma que fue ocupada por una mujer católica y provida, Amy Coney Barrett.

Al momento, la Corte Suprema tiene mayoría provida. Por lo cual aumentan las posibilidades de la revocación del fallo Roe vs. Wade.

Mamela Fiallo Flor – panampost.com