Ayer por la mañana, una Corte Nacional de Apelaciones ordenó a una corte de menor instancia que cierre el caso contra Michael Flynn, el ex-asesor de Seguridad Nacional de la administración Trump imputado por mentirle al FBI en una declaración sobre su relación con Rusia en 2016, como respuesta a un requerimiento del Departamento de Justicia luego de que la votación resultara 2-1 a favor de Flynn por un panel de 3 jueces en la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia.

Esta decisión podría terminar finalmente con un largo periodo de falsas acusaciones efectuadas contra Flynn por varios miembros del obamismo, que como se demostró (y fue el principal motor de la decisión de exonerar a Flynn), múltiples funcionarios del gobierno de Obama y Biden, incluidos miembros del FBI, le inventaron causas.

Luego de estas revelaciones del #Obamagate, le dieron la posibilidad al General Flynn a realizar una apelación y un posterior requerimiento de mandamiento judicial, obligando a los jueces de la Corte de Apelaciones a expedirse sobre el caso.

En un primer momento, el mandamiento judicial fue enviado al juez Emmet Sullivan, quien no cumplió con la orden inmediatamente sino que buscó mantener el caso con vida, sabiendo que la causa ya no tenía validez alguna, puramente por motivos políticos. Finalmente, las presiones del público por este caso emblemático obligaron a la decisión de ayer.

 
 

Sin embargo, la noticia más fuerte del día respecto a Michael Flynn no fue su exoneración total de la causa, si no que se dieron a conocer manuscritos en los cuales se evidencia como el ex-presidente Barack Obama y el entonces vicepresidente y actual candidato a presidente por el Partido Demócrata, Joe Biden, ordenaron la operación del FBI contra Flynn que hoy sabemos que fue armada para culparlo erróneamente de algo que no hizo.

Los manuscritos son pertenecientes a Peter Strzok, jefe de contra-inteligencia del FBI durante el gobierno de Obama. Strzok habría tomado estos apuntes de una conversación de alto perfil entre los principales funcionarios de Obama, en la cual discutían los planes para operar contra Michael Flynn.

En ese entonces, Obama todavía era presidente, Trump recién había sido electo y debía asumir en menos de una semana, y Flynn ya había sido anunciado como el próximo asesor de Seguridad Nacional, un puesto de suma importancia en la jerarquía de la Casa Blanca y desde el cual se trataría de corregir 8 años de errores del presidente demócrata.

No solo la operación ejercida contra Flynn es de extrema gravedad debido a que habría sido ordenada e ideada por un presidente y un vicepresidente, sino que fue ideada y orquestada directamente desde el Salón Oval en la Casa Blanca, lo que demuestra el nivel de impunidad con el que se manejaba el anterior gobierno.

De acuerdo a los manuscritos de Strzok, la reunión mencionada en el Salón Oval se dio a lugar el 5 de enero de 2017, a 5 días de la asunción de Trump.

En el manuscrito se detalla como Joe Biden propone un plan para operar contra Michael Flynn utilizando el ”Logan Act”. El Logan Act es una ley nacional que criminaliza y penaliza la negociación desautorizada entre ciudadanos estadounidenses con gobiernos extranjeros con los cuales los Estados Unidos posean algún tipo de disputa.

En la conversación que se manifiesta en las notas de Strzok, también se ven involucrados además de Obama y Biden, James Comey (ex-director del FBI), Sally Yates (ex-Fiscal General)) y Susan Rice (ex-asesora de Seguridad Nacional). Esta última hoy se encuentra en el círculo íntimo de la campaña de Biden y además es una de las principales nominadas a acompañarlo en la fórmula como vice.

En estas conversaciones también figura el ex-presidente Obama ordenando que se aseguren de “poner a la gente justa en la operación contra Flynn”, lo cual sería un enorme abuso de la autoridad y le podría ganar un juicio en su contra.

Y lo que es más fuerte, en los apuntes figura Obama preguntando al equipo si había algo más que no le debiera mencionar al equipo de transición de Trump, a lo que James Comey responde que no hay que a las llamadas a Serguéi Kislyac, el ex embajador de Rusia en los Estados Unidos, que incluso para ellos eran legitimas.

Notas archivadas por el Departamento de Justicia, desclasificadas luego de la exoneración de Flynn.

 

La letra es poco clara pero hay transcripciones mecanográficas.

 
= Presidente, Barack Obama; VP = Vicepresidente, Joe Biden;  NSA = Asesor de Seguridad Nacional, Susan Rice;  D = Director del FBI, James Comey;  DAG = Fiscal General, Sally Yates.
 

Lo más curioso es que a diferencia de Comey o de Obama, el ex-vicepresidente y actual candidato a presidente Joe Biden, constantemente negó su participación de cualquier manera en el caso Flynn.

El caso más reciente, el 14 de mayo del presente año, a través de una entrevista brindada a la cadena de noticias CNN, negó su involucramiento y además su conocimiento en cualquier intento de operación contra Flynn. Como todavía no hay una causa abierta sobre esta “opereta”, los dichos de Biden no lo dejan expuesto legalmente, aunque evidencian las terribles mentiras que dice ante la prensa.

En síntesis: uno de los más allegados funcionarios del gobierno de Obama y Biden dejó por escrito apuntes de cómo Obama y Biden discutían sobre la operación que iban a llevar a cabo ilegalmente contra Flynn. Antes de esta evidencia abrumadora, Biden había dicho en televisión que él no tuvo nada que ver, ¿pedirá disculpas por mentirle a su electorado?

 

Categorías: América EE. UU.

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.