Redacción BLes– Múltiples republicanos de la Cámara se opusieron a la forma en que los funcionarios de Pensilvania manejaron las elecciones de noviembre y retiraron su apoyo.

El congresista Dan Meuser, republicano de Pensilvania y ocho de sus colegas han impugnado el resultado de la carrera presidencial de Pensilvania para el 2020.

Los republicanos acusaron al gobernador demócrata de Pensilvania, Tom Wolf, y a su secretaria de Estado, Kathy Boockvar, de violar repetidamente la Constitución nacional hasta seis veces.

Las violaciones en cuestión incluyen:

– aceptar boletas después del plazo de las 8 p.m. del día de las elecciones
– haber requerido indebidamente firmas o fechas para hacer que coincidan con las de las papeletas de voto por correo
– haber autorizado la curación de los votos por correo con menos de 24 horas de antelación
– tratar a los votantes de manera desigual después de haber fallado en informar a todos los condados y hacer cumplir la orden
– haber autorizado buzones inseguros a pesar de estar prohibidos por la ley
– haber prohibido a los observadores electorales certificados que supervisen las boletas que se estaban revisando.

“Lamentablemente, las numerosas acciones ilícitas emprendidas por la oficina del gobernador de Pensilvania, el secretario de estado y lo que se ha descrito como una Corte Suprema de Pensilvania deshonesta superaron y eludieron la clara autoridad constitucional de la legislatura estatal”, dijeron en un comunicado.

El grupo se sintió decepcionado al enterarse de que el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, no tomó ninguna medida después de que se le informara de estas cuestiones.

Le recomendamos:

“El fiscal general de Pensilvania no hizo nada con respecto a estas actividades ilegales”, dijeron. “Ni una sola investigación, ningún interrogatorio, y ciertamente ninguna investigación, sin mencionar que cientos, sino miles, de declaraciones juradas que describen demandas electorales y posibles fraudes, fueron documentadas, presentadas e ignoradas”.

También cuestionaron el fracaso del sistema judicial para decidir la constitucionalidad de las leyes federales y resolver las disputas sobre la integridad de la elección.

“Esta situación tan desafortunada, volátil y angustiosa se debe a la falta de respeto y consideración por la ley y la Constitución de los Estados Unidos, así como por la Constitución del Estado de Pennsylvania”, dijeron. “El hecho de que el sistema de justicia de Pensilvania no buscara la verdad y su lugar permaneció en silencio, permitió que estas acciones irregulares e ilegales crearan un alto nivel de desconfianza en el proceso, así como un resultado potencialmente defectuoso”.

Los miembros del partido republicano creen que los funcionarios de Pensilvania tienen algunas preguntas serias que responder debido a lo que ellos llaman una falta de supervisión y dobles estándares.

“Las elecciones de Pensilvania podrían resumirse en una situación en la que todo el mundo es libre, sin supervisión y con normas diferentes aplicadas en todo el territorio autónomo”, dijeron. “También es muy evidente que las acciones ilegales descritas se concentraron en condados muy poblados, dirigidos por los demócratas.”

Al grupo también le preocupa que el manejo de las elecciones de Pennsylvania por parte del Partido Demócrata plantee cuestiones éticas y tenga implicaciones legales.

“Por definición, esas actividades ilegales, no reguladas e incoherentes dieron lugar a un total de votos muy cuestionable e inexacto”, dijeron. “Por lo tanto, la certificación oficial del estado de los electores se basó en un sistema defectuoso y un recuento de votos inexacto. Por ello, posiblemente resultó en una certificación errónea”.

Instaron al gobierno del estado a reexaminar cada boleta y eliminar inmediatamente las que no cumplieran con la ley.

“El alcance de estas irregularidades no puede conocerse hasta que las boletas legales sean identificadas y contadas, y las boletas ilegales sean descalificadas. Esto no se ha hecho”, dijeron. “Hasta que estas prácticas ilegales sean reconocidas y corregidas, no podemos aceptar apoyar a los electores elegidos en base a un recuento total de votos inexacto”.

Otros republicanos de la Cámara que firmaron la declaración incluyen a los representantes Glenn Thompson, Mike Kelly, Scott Perry, Lloyd Smucker, Guy Reschenthaler, John Joyce, y Fred Keller.

Richard Szabo – BLes.com