Redacción BLes– Desde hace varios meses que la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) venía planificando un gran operativo policial de alcance nacional, con el objetivo de arrestar a inmigrantes ilegales condenados por delitos sexuales. Pero según trascendió, el operativo se canceló luego de la flexibilización en las políticas migratorias anunciadas por el presidente Biden.

La Operación Talon, era el nombre de la gran redada que implicó miles de horas de preparación por parte de agentes de seguridad con el fin de identificar los objetivos y obtener órdenes de arresto, según reportó Washington Post.

Según una fuente familiarizada con el operativo, los agentes de ICE cancelaron la redada la noche anterior a la fecha prevista para el procedimiento. Si bien ningún funcionario admitió que la decisión se debió a alguna orden de la Casa Blanca, da la casualidad que la cancelación se hizo efectiva inmediatamente después de los anuncios del presidente sobre la suspensión de deportación de inmigrantes, flexibilización de controles y promesas de ciudadanía para inmigrantes ilegales.

Históricamente el ICE es una agencia que se movió con suficiente independencia, siempre ligada a los lineamientos del Departamento de Seguridad Nacional. Sin embargo, las medidas adoptadas por Biden implican inevitablemente una intervención en el trabajo de la ICE, lo cual podría estar perjudicando su libertad para trabajar según sus planes y objetivos. 

Los críticos argumentan que las políticas de Biden también están dando como resultado el reinicio del programa de “captura y liberación”, un proceso en el que los extranjeros ilegales son liberados al interior de los EE. UU. Después de ser detenidos.

Le recomendamos:

Joe Biden emitió una “pausa” de 100 días a todas las deportaciones de inmigrantes ilegales dentro de las 24 horas posteriores a su “juramento”.

Si bien los nuevos planes operativos de ICE aún no son definitivos, las instrucciones provisionales enviadas a los altos funcionarios estarían apuntando a un cambio importante en las políticas. Por lo pronto los agentes ya no deportarán a inmigrantes por delitos menores, por más que no tengan la documentación para residir en los Estados Unidos.

Según reportó el Washington Post, los funcionarios de ICE se lamentan porque “los cambios propuestos quitarán la discreción de los agentes y limitarán severamente su capacidad para arrestar y deportar criminales”.

“Han abolido ICE sin abolir ICE”, dijo un funcionario angustiado que habló bajo condición de anonimato porque esa persona no estaba autorizada para hablar con los medios. “La oscilación del péndulo es tan extrema. Literalmente, se siente como si hubiéramos pasado de la capacidad de hacer cumplir plenamente nuestras leyes de inmigración a que ahora se nos haya dicho que no hagamos nada”.

Debido a las medidas que apuntan a debilitar el poder de las fuerzas de seguridad por parte de la nueva administración, comienza a manifestarse un temor generalizado en la sociedad por no encontrar respuestas ante el aumento de delincuencia en las calles tales como robos, violencia y asesinatos.

Andrés Vacca – BLes.com