Redacción Bles – A partir del 1 de enero de 2020 entrará en vigencia la nueva ley de armas históricamente restrictiva de Puerto Rico. La actual gobernadora, Wanda Vázquez Garced, firmó el 11 de diciembre la Ley No. 168 que reescribe totalmente la ley de armas de fuego con la que se manejaba anteriormente la isla.

El informe de Ammoland Shooting Sports News revela que en Puerto Rico la posesión de armas de fuego siempre ha sido considerada como un privilegio, no como un derecho constitucional.

La conocida “Isla del Encanto” tiene una de las leyes de armas de fuego más restrictivas de los Estados Unidos. En 2016 sólo había alrededor de 225 000 armas de fuego legales en Puerto Rico que representaban 6,6 armas de fuego legales por cada 100 personas, el nivel más bajo en la posesión de armas de fuego legales en los EE. UU.

En este marco, uno de los factores que condujeron a la reforma de la ley de armas de fuego legales en Puerto Rico fue el estricto control de armas, ya que la isla experimentó tasas extremas de crímenes y asesinatos, incluso la tasa de asesinatos es cuatro veces mayor que la de los Estados Unidos en su conjunto.

En 2016 el Informe  de Crimen del FBI mostró que Puerto Rico tenía 19.9 asesinatos por cada 100,000 habitantes, en tanto que ese número llegó a 20 homicidios cada 100,000 habitantes en 2017.

De acuerdo a un artículo de CBS News, el principal funcionario del FBI en Puerto Rico, Douglas Leff, dijo que la isla se enfrenta a una “crisis de la violencia” vinculada a las pandillas y al tráfico de drogas. Por esta razón, a principio de este año Leff solicitó a Washington personal y recursos para apoyar a los agentes de la ley local.

Aquellos que insisten por la “zona libre de armas” ignoran que lugares como Puerto Rico están atravesando por situaciones peligrosas como consecuencia de una sociedad desarmada.

El artículo 168 de la nueva ley de armas de fuego establece la necesidad de incluir el derecho de Puerto Rico en la protección de la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

“Dadas las decisiones de la Corte Suprema Federal, es necesario tomar medidas para salvaguardar y proteger los derechos de los ciudadanos estadounidenses que residen en Puerto Rico, a través de una nueva Ley de Armas que sea coherente con la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, con las decisiones de la Corte Suprema, y dejar claro que, en Puerto Rico, llevar y poseer armas de fuego es un derecho fundamental e individual, al igual que en el resto de la nación”, destaca el artículo de la nueva ley según cita Ammoland Shooting Sports News.

El cambio más radical de la Ley No. 168 es eliminar los requisitos restrictivos y onerosos de la antigua ley para obtener un permiso para comprar, poseer o portar armas de fuego. La nueva ley promulga un sistema de emisión obligatoria que requiere que se emita un permiso si el solicitante cumple con los requisitos legales. Los requisitos legales son esencialmente los mismos que en los Estados Unidos para la tenencia de armas de fuego, con la excepción de una edad mínima uniforme de 21 años. Esto fue influenciado probablemente por la legislación reciente en California, Washington y Florida.

Los costos bajo el antiguo sistema eran mayores a $1,500, sin garantía de obtener un permiso para poseer un arma al final del largo proceso. Bajo la nueva ley, los costos son de aproximadamente $200, con la garantía de un permiso, si el solicitante no entra en una de las categorías prohibidas. El permiso tiene una validez de cinco años. La cuota de renovación es de $100.

Bajo la nueva ley, un permiso para poseer incluye el derecho a portar un arma de fuego para la defensa en público, si el arma de fuego está oculta. Obtener un permiso para portar armas, bajo el antiguo sistema, era aún más difícil y costoso. El gobierno tiene un límite de 45 días para investigar y emitir un permiso. Después de un año, el límite se reduce a 30 días.

Advertencia de la nueva ley de armas de fuego

“Toda persona, no autorizada a tener armas de fuego bajo las leyes de Puerto Rico, y que no tenga un permiso válido de armas emitido en cualquier Estado, enclave, posesión o territorio de los Estados Unidos de América, que traiga un arma de fuego con él o en su equipaje, debe dar aviso inmediato a la Oficina de Seguridad de la Autoridad Portuaria y a un oficial de la Oficina de Policía de Puerto Rico a su llegada. El incumplimiento de esta notificación puede acarrear penas de prisión. La Oficina de Seguridad de la Autoridad de Puertos y/o un agente autorizado le informarán sobre cómo proceder con su arma”, señala la nueva legislación.

Bajo la nueva ley, si un propietario de armas de fuego compra más de 20.000 cartuchos de munición en un año; o más de 10 armas de fuego en un año; el jefe de policía puede investigar para asegurarse de que la munición y las armas de fuego fueron compradas por razones legales.

La recogida de armas de fuego está específicamente protegida por la nueva ley. No hay límites en el número de armas de fuego que se pueden recoger.

Bajo la nueva ley, las “armas de asalto” están prohibidas, excepto para aquellas personas con permiso de armas de fuego.

Asimismo, el gobierno de Puerto Rico comunicó que fomentará el tiro al blanco. La normativa determina que las autoridades deben promover el establecimiento de clubes, organizaciones de tiro y competiciones.

Las personas sin permiso de armas de fuego podrán disparar en los campos de tiro autorizados.

[súmate a nuestro grupo “Hispanos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: El Presidente Trump está ayudando a quienes desesperadamente necesitan ayuda

videoinfo__video2.bles.com||71ed0aae4__

Ad will display in 09 seconds