Entrevistas realizadas en medios colombianos como la W Radio, el canal internacional NTN24 y la revista Semana abren la puerta a una hipótesis distinta a la presentada por las autoridades haitianas sobre el asesinato del presidente Jovenel Moise

La prensa mundial se hizo eco este viernes de la información divulgada por las autoridades de Haití sobre la detención de 17 de los 28 presuntos implicados en el asesinato del presidente Jovenel Moise, destacando que 15 de ellos son exmilitares colombianos y los otros dos son estadounidenses de origen haitiano. Adicionalmente se conoció que tres colombianos más fueron abatidos por las fuerzas de seguridad. Pero aún nada está claro. Entrevistas realizadas por distintos medios colombianos apuntan a otra versión: un posible montaje.

De acuerdo con la versión del director general de la Policía, León Charles, los ocho “mercenarios” restantes, también colombianos, están fugados y son buscados “activamente”. El Gobierno colombiano a través del ministro de Defensa, Diego Molano, admitió que los detenidos son miembros retirados del Ejército del país sudamericano.

De inmediato, el presidente Iván Duque acordó enviar una comisión a Haití para apoyar las investigaciones, mientras en paralelo el director de la policía, el general Jorge Luis Vargas, anunciaba que cuatro empresas estaban bajo investigación por haber sido las encargadas del “reclutamiento, la agrupación de personas” para organizar los viajes de los supuestos mercenarios a República Dominicana, desde donde viajaron por tierra a Puerto Príncipe.

El presidente Jovenel Moise fue asesinado el miércoles en la madrugada de 12 impactos de bala, tras haber sido torturado previamente por sus verdugos, según detalló el juez de paz del distrito de Pétion-Ville, Carl Henry Destin, al periódico haitiano Le Nouvelliste. La necropsia reveló que al mandatario del país caribeño le sacaron el ojo izquierdo y le fracturaron su pie derecho y un brazo. Hasta ese momento todo apuntaba a los 17 hombres que están en manos de las autoridades, los tres abatidos y los ocho fugados. Pero entrevistas realizadas este viernes en medios como la W Radio, el canal internacional NTN24 y la revista Semana ponen de manifiesto inconsistencias que abren la puerta una hipótesis distinta.

W Radio: «Los colombianos no son responsables»

El senador y excandidato presidencial de la oposición haitiana, Steven Benoit, fue el primero en refutar la versión oficial. En una entrevista ofrecida a la W Radio habló sobre la posibilidad de que los exmilitares colombianos hayan sido víctimas de una trampa y sugirió que Jovenel Moise pudo haber sido asesinado por sus propios agentes de seguridad.

Benoit recordó que desde el mes pasado se anunció la llegada al país de un comité de expertos en seguridad proveniente de Colombia que tenía como propósito asesorar a la policía en materia de estrategia antisecuestro y antiterrorismo, aunque –aclaró– que no puede asegurar que se trate de las mismas personas que están detenidas. «Esto me lleva a pensar que los colombianos no son responsables del asesinato», señaló.

El político haitiano agregó en la entrevista que los sospechosos habrían sido vistos por los vecinos del presidente después de ocurrido el magnicidio, pero que además era usual que recorrieran las calles de ese vecindario. Adicionalmente dijo que habrían sido ellos quienes auxiliaron a la primera dama. Su mirada la apunta hacia otro lado.

“La guardia presidencial son los otros protagonistas armados de la escena del crimen, y luego del asesinato del presidente, no hay un solo miembro de la guardia presidencial que haya resultado herido ¿Cómo es posible que se haya podido dar el asesinato de un presidente sin que haya existido una respuesta armada?”.

NTN24: «Él pecó de exceso de confianza»

Por otro lado, Giovana Romero Dussan, esposa del exmilitar colombiano Mauricio Romero, uno de los tres abatidos en Haití, dijo en el programa La Noche de NTN24 que su esposo era un hombre correcto y esta ocasión no era la excepción.

Ella nunca supo cuál era el trabajo exacto que él estaba haciendo en el exterior y tampoco tenía información del lugar donde se encontraba. Solo sabía que fue reclutado por una empresa en Colombia para realizar una labor en otro país, y en un contacto teléfono su esposo tan solo le explicó que su función era similar a la de un escolta.

Semana: «Fueron engañados»

En este mismo orden de ideas, la revista Semana recogió relatos de quienes fueron contactados para realizar esta misma labor en Haití y no aceptaron la oferta. “Fueron engañados… yo estaría muerto o embalado (complicado) allá”, fue el testimonio de un exmilitar colombiano que no quiso formar parte de esta operación en Haití.

José Gregorio Martínez – Panampost.com