Redacción BLes – Una carta abierta firmada por más de 120 oficiales de bandera [o superiores] retirados advirtió que Estados Unidos está bajo un “tremendo asalto” por parte de aquellos que creen en el socialismo y el marxismo, afirmando que la Nación está en “grave peligro”, de acuerdo a lo reportado por Breitbart.

Los oficiales retirados animan a los estadounidenses a involucrarse más políticamente para actuar contra el marxismo, que actualmente está siendo impulsado por demócratas de extrema izquierda como Alexandria Ocasio-Cortez e Ilhan Omar.

“Nuestra nación está en grave peligro. Estamos en una lucha por nuestra supervivencia como República Constitucional como en ningún otro momento desde nuestra fundación en 1776”, se lee en la carta.

“El conflicto es entre los partidarios del socialismo y el marxismo contra los partidarios de la libertad constitucional y la libertad”.

Recordemos que un oficial de bandera es un rango histórico tanto naval como militar y un título dentro de la Flota Estelar. Se usa generalmente para referirse a todos los oficiales de rango superior, que estuvo o está al mando de un escuadrón de naves y posiblemente con el mando directo sobre una de ellas. Es decir, que la carta puede tener peso en la opinión pública.

Elecciones justas

En la carta, los oficiales retirados también criticaron el opaco proceso electoral de 2020, señalando que el proyecto de ley demócrata H.R. 1 de la Cámara de Representantes y su proyecto de ley S. 1 del Senado destruirían la imparcialidad de las elecciones.

“Sin unas elecciones justas y honestas que reflejen con exactitud la ‘voluntad del pueblo’, nuestra República Constitucional está perdida. La integridad de las elecciones exige que se garantice un voto legal emitido y contabilizado por cada ciudadano. Los votos legales se identifican mediante los controles aprobados por la Legislatura del Estado que utilizan identificaciones del gobierno, firmas verificadas, etc. Hoy en día, muchos están llamando a estos controles de sentido común “racistas” en un intento de evitar tener elecciones justas y honestas. Utilizar términos raciales para suprimir la prueba de elegibilidad es en sí mismo una táctica de intimidación tiránica. Además, el “Estado de Derecho” debe ser aplicado en nuestros procesos electorales para asegurar la integridad. El FBI y la Corte Suprema deben actuar rápidamente cuando las irregularidades electorales salen a la luz y no ignorarlas como se hizo en 2020. Por último, la H.R.1 y la S.1, (si se aprueban), destruirían la imparcialidad de las elecciones y permitirían a los demócratas permanecer para siempre en el poder, violando nuestra Constitución y acabando con nuestra República Representativa”.

Respecto a las políticas de Biden y la amenaza del régimen chino

Los oficiales de alto rango también criticaron a Joe Biden por actuar de manera “dictatorial” al pasar por encima del Congreso, firmando más de 50 órdenes ejecutivas desde que asumió el cargo.

Del mismo modo, también condenaron el cierre de escuelas y negocios y la censura de la expresión escrita y verbal como ataques directos a los derechos fundamentales de los estadounidenses.

“Debemos apoyar y responsabilizar a los políticos que actuarán para contrarrestar el socialismo, el marxismo y el progresismo, apoyar nuestra República Constitucional e insistir en un gobierno fiscalmente responsable mientras se centra en todos los estadounidenses, especialmente en la clase media, y no en los grupos de intereses especiales o extremistas que se utilizan para dividirnos en facciones enfrentadas”.

En sus críticas, por supuesto no faltaron la terrible crisis fronteriza desde que asumió Biden, y las relaciones Biden-China. 

“Los ilegales están inundando nuestro país, trayendo consigo altos costes económicos, delincuencia, bajada de salarios y voto ilegal en algunos estados”.

“Debemos restablecer los controles fronterizos y seguir construyendo el muro mientras apoyamos a nuestro personal dedicado al control de fronteras. Las naciones soberanas deben tener fronteras controladas”, señalaron en la misiva.

Le recomendamos: Partidario MAGA se INFILTRA en ANTIFA y REVELA cosas ESPELUZNANTES

Ad will display in 09 seconds

Los oficiales cuestionaron a Biden por establecer relaciones de cooperación con el Partido Comunista Chino, calificando a China como “la mayor amenaza externa para Estados Unidos”. 

Debemos imponer más sanciones y restricciones para impedir su objetivo de dominación mundial y proteger los intereses de Estados Unidos”, escribieron.

Asimismo, cuestionaron la política de Biden de detener el oleoducto Keystone e instan a su reapertura para poder recuperar la independencia energética de EE. UU.

“Detener el oleoducto Keystone elimina nuestra independencia energética recientemente establecida y nos hace depender energéticamente de naciones que no son amigas nuestras, al tiempo que elimina valiosos puestos de trabajo estadounidenses. Debemos abrir el oleoducto Keystone y recuperar nuestra independencia energética por razones económicas y de seguridad nacional“.

2021 Open Letter From Retir… by Kristina Wong

Militares contra el comunismo-globalismo

Esta carta de militares retirados estadounidenses, parece no ser parte de un factor aislado, sino que viene después de una similar publicada en Francia, que tuvo gran impacto en los medios y en la opinión pública.

Hace tres semanas, la revista conservadora francesa Valeurs Actuelles publicó una carta, de la que eran autores 20 ex generales, en la que se afirmaba que Francia estaba “en peligro”, afirmando que “el islamismo y las hordas de los suburbios” estaban transformando el país, que se estaba “desintegrando”.

La misiva, que llamaba a un “golpe de estado” contra el gobierno globalista de Emmanuel Macron, también fue refrendada por un centenar de oficiales de alto rango y más de un millar de militares.

¿Cuál es el trasfondo de estas cartas militares?

Tiene un peso considerable, que oficiales de alto rango, aunque sean retirados, hagan un llamado a la acción a la gente de a pie. Tal vez sea un preludio a tiempos de cambios, en donde la gente realmente se despierte, se rebele y diga “No queremos más políticas comunistas y globalistas”. Quizás ese día, no esté tan lejos.