Redacción BLes– El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, declaró abiertamente: “Nuestra misión es redistribuir la riqueza”, generando indignación entre algunos de los ciudadanos por su mensaje marxista

De Blasio aseguró que esa era la frase necesaria aunque la gente se irritara, en un discurso sobre el supuesto racismo estructural en la educación, de acuerdo con Townhall del 18 de diciembre. 

Si bien el giro hacia la izquierda radical del partido demócrata se hizo evidente durante la campaña presidencial, no se había escuchado que uno de sus líderes expusiera de manera tan directa sus proyectos. 

Para el editor de Townhall, Bronson Stocking, los demócratas no quieren redistribuir la riqueza entre los pobres, lo que quieren es derrochar en sus proyectos fallidos. 

“Quieren usar la riqueza de otras personas para financiar programas de gobierno derrochadores, contratar trabajadores del gobierno, subsidiar iniciativas fallidas de energía verde y pagar abortos”, reiteró Stocking.

También: “Tirar más dinero bueno en educación, y gastar millones de dólares de los contribuyentes en todo, desde seminarios de teoría racial crítica hasta cirugía transgénero”, mencionó.

Para Stocking los medios aliados de los demócratas ocultan sus tendencias marxistas para no inquietar a los votantes estadounidenses, por eso no proclaman su socialismo.

Así: “el pueblo americano no se dará cuenta de que los demócratas se han convertido en marxistas de pleno derecho”, concluye.

Le recomendamos:

videoinfo__video2.bles.com||966c89883__

Ad will display in 09 seconds

Para el actor estadounidense republicano, James Woods, las palabras de de Blasio son comunismo literalmente.

Para la usuaria de Twitter @TLC_Campy96 la declaración de de Blasio era desvergonzada. 

“Son unos desvergonzados. Ya ni siquiera intentan ocultarlo. Yo vivía en Nueva York cuando el patriota Rudy Giuliani era el alcalde. La ciudad era una máquina bien engrasada. Dios necesita salvar a América o Donald J. Trump lo hará”, afirmó.

“Puede mostrarnos a todos cómo hacerlo mediante la redistribución de sus ingresos y riqueza. Su salario debería reducirse al salario promedio de alcalde de las 25 ciudades más grandes de Estados Unidos. Igual salario por igual trabajo”, sugirió el internauta @LaCostaDon.

El usuario @awakened_nation fue un poco más allá en su contribución a través de Twitter, aportando el artículo en el que se delata a la esposa de de Blasio, Chirlane McCray,  gastando cientos de millones de dólares de los contribuyentes en un controvertido programa de ayuda mental, cuestionado por el mal manejo del presupuesto.  

José Hermosa – BLes.com