Redacción BLes – El reciente abandono de Cuba del acuerdo de atención sanitaria “Más Médicos” de Brasil debido a las críticas vertidas por el presidente electo brasileño, Jair Bolsonaro, impactará sobremanera una, ya de por sí, deteriorada economía dependiente del exterior, pues la exportación de servicios sanitarios se trata, con mucho, de su principal fuente de ingresos desde 2005, por delante del turismo.

El estado socialista, cuyo principal rubro de exportación son los servicios de salud, ya había visto descender la demanda de Venezuela debido a la crisis que azota el país, antes de enfrentarse con la cancelación de los servicios de 8.300 médicos en Brasil.

Los facultativos cubanos representan casi la mitad del equipo total de “Más Médicos”, y son una parte importante de una industria más lucrativa que la que representa la exportación de bienes tradicionales como el níquel, azúcar, tabaco, ron, pescados o mariscos.

Según los datos recabados por la prensa estatal cubana y la Organización Mundial del Comercio el envío de profesionales de la salud al extranjero le reporta al gobierno isleño 11.000 de los 14.000 millones de dólares totales que percibe por sus exportaciones de bienes y servicios, informó BBC.

Médicos cubanos asisten a un acto en la capital isleña.

Alternativas económicas

“Las alternativas (a la pérdida económica por la salida de Más Médicos) son muy escasas”, comenta el economista cubano Mauricio de Miranda Parrondo, profesor titular de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, en Colombia, a BBC News Brasil.

“Las opciones más obvias están en el turismo cubano, pero no se espera que el vacío dejado por los ingresos provenientes de Brasil pueda ser cubierto con eso”, concluyó Miranda.

En este marco, cabe mencionar que el turismo en la isla representa algo más de 3.000 millones de dólares al año, según los datos publicados por la Secretaría de Estado de Comercio de España, pero puede verse también restringido debido a las nuevas medidas del embargo estadounidense. 

De hecho, recientemente el presidente Donald Trump, anunció que incluía 16 hoteles cubanos en la lista de las empresas con las que los estadounidenses no pueden realizar negocios. La suma de todas estas situaciones supone un gran desafío económico para el país isleño.

Motivos de la retirada de los médicos cubanos

La decisión de retirar a los médicos de Brasil del estado socialista cubano, llegó tras las declaraciones realizadas por el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, quien exigió a las autoridades cubanas que dejaran de confiscar el 70% de los salarios de los médicos.

En este sentido, Bolsonaro, declaró literalmente que no iba a seguir “financiando la dictadura”, y que los facultativos cubanos vivían en un régimen “esclavo” y sometidos a estrecha vigilancia, por lo que incluso llegó a ofrecerles asilo político al tiempo que indicaba que cerraría la embajada brasileña en Cuba.

También solicitó al gobierno cubano que permitiera a los profesionales desplazados en Brasil llevar consigo a sus seres queridos para evitar largos tiempos de separación familiar.

“Con el Estado como único empleador, los profesionales de la salud tienen prohibido dejar el país sin permiso. Cuando son enviados a una misión extranjera, ellos deben dejar a sus familias atrás como garantía de su retorno”, aseguró Cuban Archive, ONG estadounidense que señala que “solo es posible en un gobierno totalitario” este modelo de exportación de facultativos.

Tan solo un día después de que el régimen comunista isleño anunciara el fin del acuerdo de cooperación, 2.000 médicos brasileños superaron los filtros de ingreso al programa de asistencia sanitaria y fueron asignados a las vacantes, de acuerdo a AP.