Redacción BLes – El estado socialista de Venezuela se ha convertido en el país latinoamericano con el ciclo de hiperinflación más negativo de la historia de la región.

El precio de los productos sube un 200% al mes, y no se prevé que la situación cambie, de acuerdo a un comunicado de EFE replicado en los medios.

Mientras que países como Nicaragua, tardaron casi 5 años en alcanzar el 13.000% de hiperinflación, Venezuela en tan solo 12 meses se ha acercado al millón por ciento. 

“La gente piensa que estamos en la parte más dura del ciclo hiperinflacionario y lamentablemente estamos en una etapa intermedia, es decir, los niveles de aceleración en la tasa de inflación pueden ser mucho más agresivos”, advirtió el economista Asdrúbal Oliveros durante el foro de la firma Ecoanalítica “Perspectivas Económicas 2019” según EFE.

Oliveros aseguró que la tasa promedio de subida de precios semanales -que se encuentra en un 34% actualmente- no es suficiente para sacar de “su zona de confort” al gobierno de Nicolás Maduro.

Control económico y supresión de derechos

Alejandro Grisanti, director de la firma Ecoanalítica, también señaló que las políticas socialistas del actual lider de Venezuela, heredadas de la revolución bolivariana instaurada por el fallecido Hugo Chávez, se han encaminado a ejercer un férreo control de la economía y a la limitación de derechos de empresarios y consumidores.

“En Venezuela no se le dejó al sector privado producir, no se le deja al ciudadano decidir qué va a comprar sino que se le suprimen de alguna manera todos sus derechos económicos”, destacó Grisanti explicando que la razón por la que no estalló un conflicto con la supresión de tales derechos se debió a los altos ingresos que producía antes la venta de petróleo.

Ahora, el desplome del precio del barril de petróleo sumado a la “falta de derechos económicos” ha provocado la peor escasez de medicamentos, alimentos básicos y todo tipo de productos de la historia de Venezuela, continuó diciendo.

Asimismo, la caída de los precios petroleros ocasionaron la disminución de los préstamos internacionales y el cierre de mercados financieros, lo que también derivó en la reducción en las importaciones y, por ende, en el colapso del Producto Interior Bruto (PIB), concluyó Grisanti indicando que tal colapso genera “el círculo vicioso de la hiperinflación”.

Pronósticos del Fondo Monetario Internacional 

En su informe Perspectivas de la Economía Mundial (WEO, por sus siglas en inglés), el Fondo Monetario Internacional, precisó que se prevé que Venezuela cierre el 2019 con una reducción del PIB del 5% -en su quinto año en recesión- y una hiperinflación del 10.000.000%.

“Se espera que la hiperinflación de Venezuela empeore rápidamente, impulsada por el financiamiento monetario de grandes déficits fiscales y la pérdida de confianza en la moneda”, reseña el documento citado por ABC la semana pasada, pronosticando que la tasa de paro incluirá al 45% de la población en cinco años.

Las previsiones del Fondo, estiman que el pueblo venezolano sufrirá una pérdida del 60% de su riqueza (PIB per cápita) entre 2013 y 2023, situándolo en niveles semejantes al registrado por países que han padecido guerra o revoluciones en las últimas décadas, concluye ABC.

Por su parte la ciudadanía venezolana manifiesta, según el diario Sputnik, que no pueden imaginar que la economía pueda empeorar, y que se hallan dentro de una vorágine de constantes subidas de precios a la que no pueden hacer frente.