Redacción BLes – Tres personas fueron acusadas de desviar fondos de inversionistas y realizar declaraciones falsas a las autoridades estadounidenses en una megaestafa que superaría los 100 millones de dólares, informó VOA.

Thomas Henderson, arrestado el martes, habría recaudado más de 110 millones de dólares de al menos 200 personas extranjeras que buscaban la residencia en Estados Unidos a través del programa de visa EB-5.

Según detalló la agencia norteamericana, el EB-5 fue creado en 1990 por el Congreso para promover el crecimiento económico y la creación de empleos en los Estados Unidos mediante el fomento de la inversión extranjera.

[Muy pronto algunas revelaciones sobre la investigación de la colusión rusa podrían “sacudir Washington”, advierte experto]

El programa permite que los ciudadanos extranjeros puedan acceder a la residencia permanente invirtiendo un mínimo de 500,000 a 1 millón de dólares en un negocio que cree al menos 10 empleos en el país norteamericano.

Henderson, de 70 años, operaba junto a dos cómplices: Kexing Hu y Cooper Lee. Hu también fue arrestado y Lee, quien supuestamente se encargaba de buscar los inversores desde una oficina en Shanghái, sigue en libertad.

[Trump podría permitir que los estados y las ciudades estadounidenses decidan si quieren recibir refugiados]

La Oficina del Fiscal de los Estados Unidos informó que Henderson y Hu construyeron un imperio comercial estafando a inversores extranjeros -mayormente chinos- que buscaban la ‘green card’ entre 2011 y 2016, según el medio local CBS San Francisco.

En efecto, hace 8 años, Henderson creó el Centro Regional de San Francisco (California) para solicitar fondos de inversores extranjeros bajo el programa EB-5.

Las inversiones recibidas, valoradas en unos 110 millones de dólares, se supone que estaban destinadas a sietes proyectos que incluían un centro de enfermería de cuidados intensivos, un negocio de almacenamiento y tres centros de atención telefónica, describió VOA.

Estas iniciativas prometían generar más de 2000 puestos de trabajo.

Sin embargo, el gran jurado detalló que Henderson -oriundo de California- desvió millones de dólares del dinero de los inversores para comprar propiedades comerciales, una planta de procesamiento de productos lácteos, una compañía de salchichas y otros proyectos no relacionados.

Es por eso que los tres implicados fueron acusados de conspiración para malversar fondos de inversionistas extranjeros, mentir a los inversores extranjeros sobre el uso de sus fondos y hacer declaraciones falsas al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. (entidad encargada de administrar el programa EB-5).

Los inversores en seis de los siete proyectos perdieron la mayor parte de sus aportes en los proyectos, detalló VOA.

Además, “es poco probable” que muchos inversores reciban residencia legal permanente ya que los proyectos EB-5 en los que invirtieron “no se capitalizaron lo suficiente y no pudieron crear nuevos empleos”, destaca la acusación reportada por la agencia estadounidense.

Por su parte, Henderson -citado por VOA- se declaró inocente de los cargos durante una comparecencia judicial inicial en Oakland, California.

La agencia señaló que meses atrás el supuesto estafador había acordado pagar más de 1.4 millones de dólares en multas para resolver una demanda por fraude presentada por la Comisión de Valores y Bolsa.

Si es condenado, enfrenta un máximo de 20 años en prisión, informó CBS San Francisco.

Le puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__