- BLes - https://bles.com -

Cómo pasó Venezuela de ser el país más rico a convertirse en el más pobre de América Latina

Venezuela está colapsando. Sin embargo, hace 20 años, era el país más rico de América Latina. Todavía tiene las mayores reservas de petróleo del mundo. Debería ser una nación feliz y próspera.

Pero Venezuela se volvió socialista. Demócrata socialista para ser exactos. Ellos votaron por ello. Hugo Chávez prometió a los pobres “reformas sociales y económicas” y la mayoría de los votantes le creyeron.

Lo mismo hicieron muchos izquierdistas estadounidenses. La modelo Naomi Campbell viajó a Venezuela para abrazar a Chávez. Ella lo llamó “un ángel rebelde”.

Michael Moore dijo que Chávez usó el dinero del petróleo para “eliminar el 75 por ciento de la pobreza extrema”.

Pero ahora que los socialistas crearon mucha más pobreza extrema, creo que los progresistas se darían cuenta de que el socialismo democrático no es el camino hacia el paraíso.

Pero no, nada convence a un socialista, ni tampoco a una gran parte de los medios de comunicación.

Un video popular titulado “El colapso de Venezuela” nunca menciona el socialismo. En cambio, dice que Venezuela colapsó porque “los precios del petróleo se desplomaron en 2014 y Maduro no se ajustó”.

“Culpar al socialismo de la riqueza de Venezuela en la historia de los harapos es sumamente engañoso”, dijo el presentador de Al Jazeera, Ryan Kohls.

Venezuela no se derrumbó por el socialismo, agregó el cómico John Oliver. “Es una historia sobre la mala gestión épica”.

Pero la mala gestión es lo que sucede en los gobiernos socialistas. Siempre sucede.

Esto se debe a que ningún grupo de planificadores centrales es lo suficientemente inteligente como para administrar una economía completa. Incluso si tienen buenas intenciones, los socialistas finalmente se quedan sin el dinero de otras personas.

En Venezuela, la solución fue imprimir más dinero. Eso causó una inflación masiva.

Cuando las empresas aumentaron los precios para tratar de mantenerse al día con la inflación, Hugo Chávez y Nicolás Maduro llamaron a eso “especulación” y castigaron a muchos confiscando sus negocios.

Los socialistas afirmaron que administrarían esos negocios mejor que los ‘codiciosos capitalistas’ porque no estaban obsesionados con las ganancias. Sin el “exceso” de ganancias, los precios serían más bajos y entonces podría ir más dinero a los pobres.

Pero la búsqueda de ganancias es lo que hace que una economía funcione. Se podría considerar que el colapso de naciones como Venezuela, Rusia, Corea, Vietnam, Camboya y Cuba les habría enseñado eso a los socialistas. Pero no.

En América, los progresistas afirman que el socialismo está teniendo éxito en gran parte de Europa. Oliver afirma: “Hay muchos países socialistas que no se parecen en nada a Venezuela”.

El candidato presidencial Bernie Sanders está de acuerdo y dice: “Cuando hablo sobre el socialismo democrático, no estoy mirando a Venezuela. No estoy mirando a Cuba. Estoy mirando países como Dinamarca, como Suecia”.

Pero esos países no son socialistas. Sí, tienen grandes programas de bienestar, pero sus economías son más capitalistas que las de Estados Unidos.

No establecen un salario mínimo nacional. Ellos imponen menos regulaciones a las empresas. Sus líderes incluso se desviven para señalar que no son socialistas. El primer ministro de Dinamarca fue a la televisión para responder a los comentarios de Sanders diciendo: “Dinamarca está lejos de ser una economía socialista planificada. Dinamarca es una economía de mercado”.

No solo los países escandinavos no son socialistas, últimamente han reducido el control gubernamental sobre sus economías. Dinamarca privatizó el sistema telefónico nacional y los ferrocarriles, y vendió el aeropuerto de Copenhague a una empresa privada.

El historiador económico sueco Johan Norberg señala: “Tuvimos un período en los años 70 y 80 cuando tuvimos algo que se parecía al socialismo, un gran gobierno que cobraba impuestos y gastaba mucho. [Pero] ese es el período en la historia sueca en que nuestra economía iba hacia el sur”.

Así que Suecia también redujo el papel del gobierno. Privatizaron los negocios e incluso instituyeron la opción escolar.

Los progresistas están simplemente equivocados. Los países escandinavos que llaman “éxitos socialistas” no son socialistas, y están avanzando hacia más capitalismo. Es asombroso que los progresistas sigan ganando votos vendiendo tonterías económicas.

Al menos los venezolanos que escaparon del socialismo de su país entienden ahora que el socialismo crea pobreza.

La mayoría de ellos cuando son entrevistados sobre el socialismo dicen: “No lo recomendaría a nadie” y “¡Nunca va a funcionar!”

Nunca lo hará. Nunca.

Como el economista libertario Ludwig von Mises escribió:

Los campeones del socialismo se llaman a sí mismos progresistas, pero recomiendan un sistema que se caracteriza por una rígida observancia de la rutina y por una resistencia a todo tipo de mejora (…) Prometen las bendiciones del Jardín del Edén, pero planean transformar el mundo en un Oficina de correos gigantesca, todos los hombres menos uno serán subordinados.

Hasta que los progresistas aprendan, tragedias como Venezuela sucederán una y otra vez.

A través de Daily Signal [1].

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Mundo? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com [2].