Con manifestaciones frente de algunas instalaciones militares la oposición libró el domingo una nueva batalla en un intento por presionar a la fuerza armada para que le retire el respaldo al presidente Nicolás Maduro mientras se intensifica la pugna entre los bandos.

En una sorpresiva aparición Maduro acudió el domingo al fuerte militar Paramacay del estado centro costero de Carabobo, donde en el 2017 se registró un asalto de un grupo de militares rebeldes, y a una base naval de esa entidad para encabezar los preparativos para unos ejercicios militares que se realizarán el próximo mes.

Varias decenas de manifestantes, algunos con camisetas blancas y gorras tricolor, acudieron de forma pacífica al mayor fuerte de la capital y otras instalaciones militares en Caracas para entregar a los uniformados fotocopias del texto del proyecto de ley de amnistía para militares y policías que promueve la Asamblea Nacional, de mayoría opositora.

Miembros de la sociedad civil llegan a La Casona para hacer entrega de la Ley de Amnistía
Miembros de la sociedad civil llegan a La Casona para hacer entrega de la Ley de Amnistía

Las presiones de la comunidad internacional se elevaron en las últimas horas luego que España, Francia, Alemania y Reino Unido lanzaron un ultimátum a Maduro para que convoque elecciones libres en ocho días ya que de lo contrario reconocerán al jefe de la Asamblea Nacional y líder opositor, Juan Guaidó, como presidente interino del país suramericano.

El domingo, el gobierno israelí colocó un mensaje en Twitter anunciando que reconocía a Guaidó como el presidente de Venezuela.

“Israel se suma a Estados Unidos, Canadá, la mayoría de los países de Latinoamérica y países europeos en reconocer al nuevo liderazgo en Venezuela”, dice el tuit del despacho del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Venezuela reaccionó con dureza contra el ultimátum europeo y denunció a través de su canciller Jorge Arreaza que con esa postura se busca estimular la acción de grupos violentos y forzar una intervención extranjera en el país.

El caso venezolano también fue centro de discusiones en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas donde tras un intenso debate Estados Unidos instó el sábado al mundo a “elegir un bando” ante la crisis del país suramericano.

El secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo habla ante el Consejo de Seguridad de la ONU el sábado 26 de enero del 2019 en la sede de Naciones Unidas. (AP Foto/Kevin Hagen).
El secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo habla ante el Consejo de Seguridad de la ONU el sábado 26 de enero del 2019 en la sede de Naciones Unidas. (AP Foto/Kevin Hagen).

En medio de la pugna entre Caracas y Washington, el gobierno venezolano dio un paso atrás y suspendió el sábado la orden que dio a mediados de semana a los diplomáticos estadounidenses para que abandonaran el país en 72 horas tras declarar la ruptura de relaciones.

“Nos plantamos con dignidad en defensa de nuestro derecho a la paz, a la soberanía”, afirmó la noche del sábado Maduro en su cuenta de Twitter al referirse a la decisión que tomó su gobierno de iniciar negociaciones en 30 días para establecer una oficina de Representación de Intereses Oficiales entre los dos países.

La oposición convocó el domingo a movilizaciones frente a algunas instalaciones militares y policiales para buscar un acercamiento con los uniformados a través de la presentación del proyecto de Ley de Amnistía para militares y funcionarios policiales.

Jornada de manifestaciones en Venezuela
Jornada de manifestaciones en Venezuela

Al invitar a los venezolanos a la iniciativa, Guaidó afirmó esta semana, durante una concentración en el este de la ciudad, que será una “acción civil no violenta sin precedentes” para invitar a los funcionarios a que le retiren el respaldo a Maduro, a quien llama “usurpador” de la presidencia tras haberse reelegido en unos comicios que la oposición desconoció alegando que violaron la constitución y las leyes.

“Estamos diciéndole a cada uno de sus funcionarios véngase pa acá que aquí hay futuro. Que Maduro no protege a nadie, ni a la persecución ni al hambre ni a la miseria”, agregó.

Pese a las múltiples exhortaciones que ha hecho la oposición a los militares para que desconozcan a Maduro, hasta el momento no se ha dado ninguna manifestación contundente, y por el contrario el alto mando militar, integrado por generales y almirantes cercanos al mandatario socialista, han ratificado el pleno respaldo al gobierno.

El coronel de la Guardia Nacional José Luis Silva, agregado militar de Venezuela en Washington, anunció la víspera, en un video que difundió en Twitter, la ruptura con el gobierno de Maduro y el apoyo a Guaidó. En la grabación el coronel, vestido de uniforme, instó a la fuerza armada a unirse a él para evitar “atacar” a manifestantes y cumplir el papel fundamental de restaurar la democracia.

Policía venezolana
Policía venezolana

El Ministerio de la Defensa condenó en su cuenta de Twitter el pronunciamiento de Silva afirmando que “subordinarse ante los intereses internacionales es un acto de traición y cobardía”, y colocó dos fotografías del oficial en las que está escrita la palabra “traidor”. Asimismo, difundió una resolución de esa dependencia del 20 de septiembre pasado en la que se señala que el oficial pasaría a la “reserva activa” a partir del 31 de julio de este año.

En una comandancia capitalina de la Guardia Nacional se registró el 21 de enero un alzamiento militar que se prolongó por unas cuatro horas y que culminó con la entrega a las autoridades de una veintena de guardias nacionales rebeldes. Por el alzamiento fueron detenidos 27 militares.

Venezuela enfrenta las crecientes tensiones políticas en medio de una profunda crisis económica y social con una hiperinflación de siete dígitos, una fuerte recesión y una severa escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Temas: Categorías: América EE. UU.

Video Destacados