MONTEVIDEO — Los primeros resultados oficiales de la Corte Electoral de Uruguay daban una ligera ventaja al candidato opositor, Luis Lacalle Pou, en el balotaje del domingo.

Según la encuestadora Cifra, Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional, obtendría un 49% y Daniel Martínez, del Frente Amplio, un 47% de los votos. Si estos datos son confirmados, Lacalle Pou se convertiría en el próximo presidente de los uruguayos.

Con el 89% de las actas escrutadas hasta el momento, Lacalle Pou aventajaba a su rival, el candidato oficialista Daniel Martínez, con casi 35 mil votos.

Poco antes, las primeras proyecciones de votos difundidas por los canales de televisión también arrojaron una pequeña ventaja no definitiva a Lacalle Pou.

En contraste con otras situaciones de tensión y violencia que se viven en otros países del continente, los uruguayos votaron con calma y alegría. Los circuitos electorales cerraron, sin mayores inconvenientes, a las 19:30 locales (22:30 GMT). Los canales de televisión quedaron habilitados para divulgar sus primeras proyecciones del resultado una hora después, a las 20:30 locales.

“Esto fue una fiesta democrática, de respeto, de tolerancia, donde nos pudimos saludar en la calle con gente que apoyaba la otra candidatura”, dijo Martínez en un mensaje de agradecimiento a su militancia, apenas terminó la votación.

Los 2,7 millones de electores definieron qué desean para el futuro del país: si un cuarto gobierno consecutivo de la coalición de izquierda Frente Amplio o el gobierno de una alianza de partidos opositores, que van de la centroizquierda a la derecha.

A media tarde, en un centro de estudios de secundaria cercano a la escuela, cuatro policías destinados a garantizar la normalidad de la votación mataban el aburrimiento tomando mate, la infusión típica del país, y mirando sus celulares.

El presidente saliente Tabaré Vázquez destacó la paz y las garantías de la democracia uruguaya cuando fue a votar: “Todos los uruguayos tenemos que sentirnos orgullosos de ser el pueblo que somos, respetuosos del derecho, de la Constitución y del opositor”.

El cambio lo representa Luis Lacalle Pou, un abogado aficionado al surf de 46 años, exsenador e hijo del expresidente Luis Lacalle Herrera, que gobernó entre 1990 y 1995. Lacalle Pou llegó al balotaje como candidato del centrista Partido Nacional, pero tras la primera vuelta logró sellar un acuerdo con otros cuatro partidos.

En las calles, muchos automóviles circulaban con banderas de sus partidos. Todas las encuestas auguraban una victoria de Lacalle Pou y sus partidarios se mostraron más eufóricos a lo largo del día.

“Tengo muchas elecciones y veo que vamos a ganar por un margen mayor al que dan las encuestas”, dijo Juan Laborde, un abogado de 72 años, delegado del Partido Nacional en la misma escuela que Acosta, el delegado del Frente Amplio.

El buen clima electoral fue resaltado también por Martínez y Lacalle Pou, los dos contendientes.

“El país tiene que salir adelante metiendo unidos, gane quien gane, debatiendo ideas, cada uno en su lugar”, dijo Martínez. “El que gane, en el carácter de ejecutivo; y el que pierda, como oposición, pero tratando de construir para el país”.

Lacalle Pou habló para contener los desbordes de entusiasmo de sus partidarios y criticó a los que usan el eslogan “se van”, en referencia a una posible derrota de la izquierda tras 15 años en el gobierno.

“Uruguay es un gran país, construido por mucha gente durante muchos años. Está bien la pasión, querer ganar, pero levantemos un poco la mira. Obviamente hay muchas cosas para cambiar, muchas cosas que están mal, muchos uruguayos sufriendo, pero la base nacional la construyeron muchos hombres y mujeres de muchos partidos, y eso es por suerte lo que nos diferencia y lo tenemos que cuidar”, manifestó.

En la primera vuelta de las elecciones, celebrada el 27 de octubre, Martínez fue el candidato más votado con el 39% de los sufragios, mientras que Lacalle Pou fue segundo con el 28,6%.

Sin embargo, tras esa votación, Lacalle Pou logró el respaldo del Partido Colorado (el tercero en la primera vuelta, con 12% de los votos), de Cabildo Abierto (cuarto, con 11%) y de los pequeños Partido de la Gente y Partido Independiente (1% cada uno).

El Frente Amplio no logró que ninguno de los diez partidos que compitieron en la primera vuelta apoyara a Martínez en el balotaje.

De confirmarse los pronósticos, el resultado sería histórico por marcar la primera derrota del Frente Amplio desde que llegó al gobierno en 2005.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Cuando un gobierno comete crímenes de lesa humanidad…

Ad will display in 09 seconds

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.