Casi la mitad de los productos chinos que se venden en Estados Unidos, que representan bienes por unos 300.000 millones de dólares al año, todavía no pagaban derechos de importación.

El presidente Donald Trump ordenó el 10 de mayo elevar los aranceles a las restantes importaciones de China menos de un día después de habérselos aumentado del 10% al 25% a bienes de ese origen por 200.000 millones de dólares. “El presidente también ordenó iniciar el proceso de aumentar los derechos de aduana a casi todo el resto de las importaciones de China, que están estimadas en unos 300.000 millones de dólares”, dijo el Representante de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR), Robert Lighthizer.

Los detalles del procedimiento, que incluye consultas y comentarios de sectores involucrados, serán divulgados el lunes en el sitio web del USTR antes de que se tome la decisión de imponer los aranceles o no, dijo Lighthizer. En su comunicado, el representante de Comercio Exterior desveló que Trump tomó esa decisión esta mañana, cuando también determinó que Estados Unidos subiría del 10% al 25% la tasa arancelaria sobre importaciones chinas valoradas en 200.000 millones de dólares.

Washington impuso en marzo de 2018 aranceles al acero y al aluminio producidos en China. Luego le fijó tasas de 25% a bienes chinos por 50.000 millones de dólares y más tarde una de 10% a otros artículos por 200.000 millones de dólares. Este viernes, esos aranceles fueron elevados hasta el 25%.

Trump amenazó esta semana con imponer aranceles a todos los productos importados de china y que el año pasado totalizaron 539.500 millones de dólares. El anuncio del USTR ocurrió luego de dos jornadas de conversaciones comerciales en Washington entre funcionarios de ambos países. Solo unas horas antes, Trump había dicho que esas conversaciones habían sido “francas” y “productivas”.

FUENTE: DW.

Ir a la portada de BLes.      

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Temas: Categorías: América EE. UU.

Video Destacados