El presidente Donald Trump ha autorizado al Fiscal General William Barr a desclasificar información o informes relacionados con las actividades de espionaje en las campañas de las elecciones presidenciales de 2016.

El presidente dijo en Twitter: “La acción de hoy ayudará a asegurar que todos los estadounidenses sepan la verdad sobre los eventos que ocurrieron y las acciones que se tomaron durante la última elección presidencial y restablecerá la confianza en nuestras instituciones públicas”.

Trump dijo que William Barr ha sido “autorizado total y completamente para desclasificar información relacionada con esta investigación, de acuerdo con los estándares establecidos desde hace mucho tiempo sobre el manejo de información clasificada”.

En un memorándum emitido a fines del 24 de mayo, Trump dijo: “Antes de ejercer esta autoridad, el Fiscal General debe, en la medida en que lo considere factible, consultar con el jefe del elemento o departamento de la comunidad de inteligencia de origen”.

Trump solicitó la cooperación de la comunidad de inteligencia para desclasificar los documentos relevantes.

“Los jefes de los elementos de la comunidad de inteligencia y los jefes de cada departamento o agencia que incluye un elemento de la comunidad de inteligencia proporcionarán sin demora la asistencia e información que el Fiscal General pueda solicitar en relación con esa evaluación”, escribió en el memorándum.

La secretaria de prensa, Sarah Sanders, dijo en un comunicado:

“Hoy, a petición y recomendación del Fiscal General de los Estados Unidos, el Presidente Donald J. Trump ordenó a la comunidad de inteligencia que cooperara rápida y completamente con la investigación del Fiscal General sobre las actividades de espionaje durante las elecciones presidenciales de 2016.

“Al Fiscal General también se le ha delegado la autoridad total y completa para desclasificar la información que pertenece a esta investigación, de acuerdo con las normas establecidas desde hace mucho tiempo sobre el manejo de información clasificada”.

En marzo, Trump prometió desclasificar documentos sobre el espionaje en su campaña

El 27 de marzo, Trump había señalado en una entrevista exclusiva con Fox News que desclasificaría todos los documentos relacionados con el espionaje en su campaña presidencial por parte de la administración de Obama.

Trump explicó que se abstuvo de entregar los documentos mientras la investigación del fiscal Robert Mueller aún estaba en curso para evitar la aparición de obstrucciones.

El FBI recibió órdenes para espiar al menos a un ex voluntario de la campaña de Trump, Carter Page, a partir de octubre de 2016.

“Tengo planes para desclasificar y publicar. Tengo planes de publicar todo”, dijo Trump. “Tengo gente muy talentosa que trabaja para mí, abogados, y ellos realmente no querían que lo hiciera al principio.

“Mucha gente quería que lo hiciera hace mucho tiempo. Me alegro de no haberlo hecho. Obtuvimos un gran resultado sin tener que hacerlo, pero lo haremos”, agregó el presidente.

“Una de las razones por las que mis abogados no querían que lo hiciera, es que dicen que, si lo hago, lo verán como una forma de obstrucción”.

El infame expediente de Christopher Steele financiado por Clinton

Las solicitudes de justificación para aplicar la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés) con Carter Page ya se habían desclasificado parcialmente.

Los documentos muestran que el FBI utilizó el expediente desacreditado de Steele como justificación para espiar. La oficina falló en revelar que el expediente de Steele fue financiado por la campaña de Clinton y el Comité Nacional Demócrata (DNC).

El ex-espía británico Christopher Steele compiló el expediente pagando fuentes de segunda y tercera mano con vínculos con Rusia para obtener información. Según un informe del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Steele tenía prejuicios contra Trump y no quería que Trump fuese elegido presidente, otro hecho que el FBI no reveló en la solicitud de la FISA, a pesar de ser consciente de ello.

Fusion GPS, la firma que contrató a Steele para ejecutar el proyecto financiado por Clinton, distribuyó el expediente a los medios de comunicación mientras Steele lo canalizaba al FBI. La oficina finalmente despidió a Steele por hablar con los medios de comunicación en violación de sus políticas de fuentes humanas confidenciales.

“Cuando dije que alguien podría haber estado espiando en mi campaña, se volvió una locura”, dijo Trump. “Ellos no podían creer que yo pudiera decir tal cosa. Al final resultó que, eso era algo insignificante en comparación con lo que sucedió”.

“Se gastaron millones y millones en ese expediente falso, y luego utilizaron el expediente para comenzar a hacer cosas. Fue un fraude, pagado por Hillary Clinton y los demócratas”, agregó el presidente.

La investigación de Mueller

En mayo de 2017, el fiscal Robert Mueller se hizo cargo de la investigación del FBI basado en la información del expediente y concluyó a fines de marzo de 2019.

Tras su publicación el 18 de abril, Mueller explicó que la investigación falló en encontrar alguna evidencia de las 103 principales acusaciones hechas en el expediente, en particular, que aunque Rusia intentó interferir en la elección, no se encontraron pruebas de que Trump ni que algún ciudadano estadounidense conspiró a sabiendas o coordinó con el gobierno ruso antes de la elección.

Trump dijo que después de la conclusión de la investigación de Mueller, ahora es “momento de mirar al otro lado”.

Ivan Pentchoukov y Bowen Xiao, reporteros de La Gran Época, contribuyeron a este informe.

A través de La Gran Época.

Ir a la portada de BLes.          

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

Temas: Categorías: América EE. UU.

Video Destacados