Redacción BLes – Hace más de 1.000 años la comunidad indígena de los Tayrona erigieron sobre el denso bosque de la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia) la ciudad de Teyuna, un complejo urbano equiparable a la mítica ciudad Inca de Machu Picchu, ya que ambas se encuentran sobre una ladera y están en medio de selvas tropicales sudamericanas.

Esta ciudad se popularizó en la década de 1970, luego de que fue descubierta prácticamente de manera accidental por guaqueros (saqueadores de tumbas) que animados por los rumores que circundaban en la zona sobre la presencia de valiosos tesoros contribuyeron a difundir su existencia; hasta convertirse en el sitio arqueológico representativo que hoy es.

El acceso a este antiguo complejo arqueológico sólo es posible caminando
El acceso a este antiguo complejo arqueológico sólo es posible caminando

Según CNN, Teyuna también guarda una marcada diferencia con su versión peruana, y es que para tener acceso a la zona es necesario emprender una ardua travesía a pie que toma varios días, contrario a Machu Picchu, a donde se puede acceder vía transporte.

Además quienes deseen vivir la experiencia de estar inmersos en medio de la exuberante biodiversidad que caracteriza este recinto natural necesitan contratar los servicios profesionales de un guía autorizado.

Quienes puedan alcanzar este santuario natural ubicado a 5.775 metros de altura sobre el nivel del mar, podrán encontrarse con aguas cristalinas, bosques frondosos y las más de 500 especies de aves hasta ahora documentadas.

El Ícterus Galbula o Turpial de Baltimore es una de las llamativas especies de ave que se pueden encontrar en la Sierra Nevada de Santamarta
El Ícterus Galbula o Turpial de Baltimore es una de las llamativas especies de ave que se pueden encontrar en la Sierra Nevada de Santamarta

La travesía hasta la ciudad perdida así mismo exige cierto grado de experiencia a la hora de caminar pues implica, además de mantener un buen ritmo que regule el cansancio, enfrentarse a las picaduras de mosquito, la altura que dificulta el avance y las condiciones de humedad que pueden resultar extenuantes para el cuerpo.

Los 47 kilómetros de recorrido se atraviesan entre varios ascensos y descensos montañosos pero en el trayecto se encuentran modestas cabañas que prestan servicio de alojamientos a los aventureros, quienes comparten además el camino con las mulas de carga que abastecen con comida y otros productos aquellas cabañas.

En lo que se refiere a economía, el lugar no ha estado al margen del panorama de cultivo ilícito que por décadas ha asfixiado la economía del país, aunque en los últimos años se ha convertido en un territorio en donde prosperan otros productos como el cacao. Según datos ofrecidos por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la Sierra Nevada pasó de acaparar unas 1200 hectáreas de coca en el 2004 a tener sólo 35 en el 2016.

Las tradiciones y costumbres indígenas de la región utilizan la hoja de coca como un producto ancestral empleado con muchos usos, sin embargo el incremento de cultivos en medio del auge del narcotráfico también incentivó la violencia por parte de los grupos armados ilegales.

Por otro lado, el sector turismo también ha tenido un impacto representativo para la ciudad perdida, pese al miedo que aún provoca entre las personas extranjeras infundado por las numerosas anécdotas que relataban el accionar violento de los grupos armados al margen de la ley que circundaban la zona en el pasado.

Ahora con una mayor presencia del ejército, las empresas dedicadas al turismo en la zona pueden llevar a cabo el negocio en la zona sin tantas preocupaciones.

En el lugar que comprende la zona limítrofe de la ciudad perdida y la extensión de la Sierra Nevada habitan principalmente Koguis y los Wiwas y más hacia los lados del Cesar se encuentran los Arhuacos y los Kankuamos, todos ellos conforman grandes comunidades indígenas que son las actuales descendientes de los antiguos Tayrona.

En la Sierra Nevada habitan comunidades indígenas como los Koguis, Wiwas, Arhuacos y Kankuamos, todos ellos son los directos descendientes de los Tayrona.

El doctor en antropología, Santiago Giraldo, uno de los arqueólogos colombianos que más ha estudiado la ciudad perdida, explica que en las caras norte y oeste de la Sierra Nevada se han registrado aproximadamente hasta 500 poblados indígenas.

Giraldo dice que de los 10 mil turistas que se registraron en el 2014 para realizar la travesía hasta la ciudad perdida, sólo el 10% fueron colombianos y explica que la marcada diferencia en número de turistas extranjeros y nacionales se debe a que muchos de los colombianos no saben siquiera de su existencia.

Además de que la gente de la nación sudamericana por lo general tiene otro concepto de vacaciones, prefiriendo estar lejos de aquello que implique incomodidades, contrario a las expediciones que se realizan al antiguo santuario natural, que de por sí resulta ser toda una experiencia que exige un acondicionamiento del cuerpo y de la mente.

Una visita a la ciudad perdida en la Sierra Nevada de Santa Marta es una travesía que implica el contacto directo con la exuberante naturaleza.

Por otra parte agrega que el turismo masivo no le interesa al parque ya que así se puede garantizar mejor su conservación, diferente al turismo invasivo que se realiza hoy en día en Machu Picchu, en donde se registran por día más de 3.000 personas.

Quienes tienen la oportunidad de visitar Teyuna, también conocida como Buritaca, podrán apreciar, además de la exuberante naturaleza, las asombrosas 139 terrazas construidas sobre 300 hectáreas de tierra y la historia que hay detrás de este asentamiento en el que vivieron cerca de 2.000 tayronas hasta su total abandono entre 1580 y 1650, durante la conquista española.

También te puede interesar: ‘Falun Dafa’, conoce la historia de la disciplina milenaria china que ha cambiado al mundo entero.

videoinfo__video2.bles.com||5ebb6979d__