DETROIT (AP) — Un taxista de origen guatemalteco fue sentenciado el lunes a 16 meses de prisión en Estados Unidos por enviar a desesperados inmigrantes ilegales a través de un peligroso túnel ferroviario internacional que cruza por debajo del río Detroit.

Juan García Giménez lloró y se disculpó en la corte federal de Detroit. Además de la condena en prisión, fue multado con 8.680 dólares, la cantidad que le pagaron las nueve personas que fueron detenidas el año pasado cuando salieron a pie del túnel.

Le puede interesar: El presidente Trump enviaría a los inmigrantes ilegales a las “ciudades santuario

El pasaje subterráneo de 2,5 kilómetros (1,6 millas) es utilizado por trenes de carga que viajan entre Ontario, Canadá y Estados Unidos. La fiscal Susan Fairchild dijo que se trataba de una operación sumamente riesgosa: el túnel apenas tiene un espacio de 43,1 centímetros (17 pulgadas) para caminar.

García Jiménez, de 53 años y quien también tiene nacionalidad canadiense, dejaba a las personas en la entrada del túnel y después se alejaba de la escena a bordo de su automóvil.

Ir a la portada de BLes

Categorías: América

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.