A los 14 años, Melissa Ohden se enteró de que su madre biológica se vio obligada a someterse a un aborto con solución salina, un aborto que desafió las probabilidades al sobrevivir a pesar de estar en el útero sólo unas 31 semanas.

Años después, una enfermera que la cuidaba en la UCIN, [unidad especial en el hospital para los bebés nacidos antes de término], se lo dijo a Ohden: “Una enfermera alta y rubia me apresuró a entrar y gritó: ‘Ese maldito [médico abortista] metió la pata’, ‘Ella seguía jadeando y yo no podía dejarla allí para que muriera'”.

Aún más increíble, Ohden, que había estado “jadeando por respirar” pero ahora tiene 41 años, dice que sobrevivió a una prueba que duró cinco días en lugar de las 72 horas habituales para ese tipo de procedimiento en 1977.

Un bebé nonato normalmente “se empaparía en esa solución salina tóxica envenenada y escaldada, que luego induciría el trabajo de parto para expulsar del útero a ese niño fallecido”, dice Ohden en una entrevista con The Daily Signal.

“A través de mis registros médicos, en realidad nos hemos enterado de que me sumergí en esa solución de sal tóxica no durante tres días, sino durante cinco”, dice, agregando:

“Durante ese período de cinco días intentaron inducir el trabajo de parto de mi madre biológica. A menudo bromeo, soy un poco terca, pero no estaba dispuesta a ceder. Pero finalmente en ese quinto día, tuvieron éxito, la indujeron a dar a luz, y por supuesto se sorprendieron mucho cuando nací viva”.

Ohden, que más tarde fue adoptada, dice que ha pasado los últimos 12 años hablando para compartir su historia y conectarse con otros que tuvieron experiencias similares.

“Nunca he tenido la intención de vivir esta vida pública como una sobreviviente”, dice. “Pero he aprendido que ese es mi propósito”.

Se reunió la semana pasada con el Presidente Donald Trump en la Oficina Oval.

Sobreviviente del aborto agradece a Donald Trump su compromiso por la vida
“Un momento histórico: tener a la sobreviviente de un aborto fallido en el Ala Oeste de la Casa Blanca”.

Ohden recuerda en la entrevista con The Daily Signal:

“Fue nuestra oportunidad de compartir nuestras historias con el presidente, para ayudarlo a entender el impacto que el aborto tardío ha tenido en nuestras vidas, y realmente para que cada uno de nosotros le diéramos las gracias por su compromiso. … Le estreché la mano y le dije: ‘En nombre de los 269 sobrevivientes con los que me he conectado, a través de mi trabajo, quiero agradecerles su compromiso y todo lo que hacen por la vida'”.

“Y lo decía en serio. No estuve allí por mí ese día, sino por todos los sobrevivientes con los que trabajo, que están tan agradecidos con el Presidente Trump y todo lo que está haciendo, y por los niños que van a perder la vida a causa del aborto”.

Ohden dice que está preocupada por el reciente debate sobre el infanticidio y los votos fallidos del Senado para proporcionar atención médica a las sobrevivientes del aborto, especialmente cuando ella es sólo una de muchas con una historia similar:

“La manera en que se lo he descrito a algunas personas es que estamos viviendo en este momento en que se siente como si todos estuvieran teniendo esta conversación sobre el aborto y los niños que sobreviven. Están teniendo esta conversación sin darse cuenta de que estamos aquí”.

Es muy interesante que los demócratas estén introduciendo esta legislación realmente agresiva [para permitir el aborto] hasta el tercer trimestre, pero al mismo tiempo quieren eliminar la protección para los niños como yo que sobreviven al aborto. Cuanto más introduzcan este tipo de legislación, mayores serán las probabilidades de que los niños como yo sobrevivan.

“Por lo tanto, necesitamos desesperadamente que la Ley de Protección de Sobrevivientes Nacidos y Activos garantice que se nos brinde atención médica”, dice Ohden, utilizando “nosotros” para ponerse en compañía de todos los sobrevivientes de abortos.

La legislación aseguraría que los bebés que sobreviven al aborto reciban la atención médica necesaria para sobrevivir. La votación nominal en el Senado está prevista para el lunes.

“Esta es una cuestión de derechos humanos, no una afrenta al caso Roe contra Wade“, dice, refiriéndose a la decisión de la Corte Suprema de 1973 que legalizó el aborto en todo el país. “Sólo pido que la gente vea la dignidad de nuestras vidas, y nos provea el mismo cuidado médico que cualquier niño debería recibir”.

En cuanto a su familia biológica, Ohden se ha reconectado lentamente con varios miembros, incluida su madre biológica, que descubrió que pasó casi 30 años creyendo que su hija había sido abortado.

Por casualidad, Ohden y su familia se mudaron a Kansas City, Missouri, donde vive su madre biológica.

“Cuando digo que es parte de mi vida, quiero decir que es parte de mi vida. Estube en una fiesta de cumpleaños con ella hace un par de semanas. Estábamos enviando mensajes de texto anoche sobre cancelaciones de clases, porque tuvimos una tormenta de nieve”.

Ohden dice que su padre biológico murió hace más de 10 años.

Los primos biológicos y un abuelo le dijeron que su abuela “obligó” a su madre a abortar, dice ella.

Sobreviviente del aborto agradece a Donald Trump su compromiso por la vida
“Marchamos por la vida todos los días. Hoy somos medio millón de nuestros amigos #provida#aborto#sobrevivientes”

Dice que su propia experiencia como madre la hace aún más agradecida de estar viva y de usar su voz para hablar.

“Soy madre de dos hijas pequeñas, y la mayor de ellas nació en el mismo hospital donde se suponía que yo debía terminar mi vida”, dice Ohden. “Hago el trabajo que hago no sólo porque creo que todos los niños merecen esa oportunidad de vivir, sino porque veo de primera mano el impacto que el aborto tiene en todos nosotros y en las generaciones venideras”.

“Mis hijos nunca habrían vivido si ese aborto hubiera tenido éxito en terminar con mi vida, y eso me motiva a hacer el trabajo que hago en este mundo“.

Ginny Montalbano, a través de DailySignal.

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Temas: Categorías: América EE. UU.