Redacción BLes – Recientemente la organización conservadora Judicial Watch reveló el contenido de varios correos del exagente de contrainteligencia del FBI Peter Strzok, y la exabogada del FBI, Lisa Page, quienes habrían tenido un trato preferencial con la abogada que representa a los colaboradores de la exsecretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton.

Como indica el sitio web conservador BizPac Review, Beth Wilkinson, abogada de Clinton, se habría reunido con altos funcionarios del FBI, e incluso habría recibido un trato privilegiado en el que se le avisó sobre la cobertura mediática y se le brindó la posibilidad de participar en reuniones “discretas”.

Acorde con las declaraciones del presidente de Judicial Watch, Tim Fitton a la cadena de noticias Fox News, Wilkinson, que era abogada de Cheryl Mills, Heather Samuelson, Jake Sullivan y Philippe Reines, asesores de Clinton, tuvo un acercamiento favorable con los funcionarios del FBI que estaban a cargo del servidor privado de la exsecretaria de Estado de EE. UU.

Fitton calificó como “indignante” la situación ante el conductor Sean Hannity, señalando que por la misma razón debería abrirse una investigación criminal contra Clinton.

De acuerdo con Judicial Watch, el exabogado del FBI James Baker, comunicó a un funcionario anónimo de la Oficina del Asesor General del FBI en un correo del primero de marzo del 2016: “[Wilkinson] apreció el aviso sobre los artículos de prensa pendientes. Quiere reunirse con el DD [Director Adjunto] pero sólo puede hacerlo los fines de semana en el momento. Comprobaré su disponibilidad mañana”.

En otro correo del 4 de marzo de 2016, dirigido a los altos funcionarios del FBI, Baker escribió: “Creo que ahora estamos de nuevo en el camino correcto. Ella va a llamar hoy o mañana para programar la próxima entrevista. (…) Dada la agenda personal de la testigo, Beth dijo que puede que no ocurra hasta dentro de unas semanas, pero que lo resolverá…”.

“También discutimos asegurarnos de que esto se haga [la reunión] en un lugar seguro de manera discreta. (…) Pero le dije que nos aseguraremos de que suceda de manera que sea de alta calidad”, agregó Baker en el correo.

Como señala Judicial Watch, en otro correo electrónico enviado a Strzok, Baker señala: “Ella entiende que tiene que ser en un SCIF [Centro de Información Compartido Sensible]”.

“Parece más cómoda con el NYFO [Oficina de Campo de Nueva York], pero creo que estaría dispuesta a asistir a la WFO [Oficina de Campo de Washington] si puede entrar y salir de una manera discreta”, continúa el correo haciendo referencia a una reunión que estuviese fuera del alcance de la prensa o de gente que pudiese estar enterada de lo que pasaba.

Para el 20 de marzo del 2016, Strzok envió un correo con la nota “Mi frustración” al entonces subdirector adjunto del FBI Jonathan Moffa, en donde expresó:

“¿Hay buenas noticias? Beth dijo que ninguna de las computadoras portátiles teníamos los 60k originales [presumiblemente los 60,000 correos electrónicos de Hillary Clinton]. Los dos que sí fueron, y son, las computadoras portátiles personales de Cheryl [Mills] y Heather [Samuelson]. Que todavía están usando ahora. Es curioso que nunca haya caído [sic] hasta ahora”, de acuerdo con Judicial Watch.

Como señala BizPac Review, el director Fitton indicó a Hannity que debido a lo alarmante que eran los documentos recién obtenidos, era de entender por qué el FBI estaba retrasando la publicación de las declaraciones.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: ¿Quién es Q? El plan para destruir EE. UU. en 16 años

Ad will display in 09 seconds

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.