“Me desnudaron, me encadenaron, me golpearon y me violaron”, dijo una de las 29.133 víctimas registradas de los delitos contra la libertad y la integridad sexual de las FARC refiriéndose a las torturas a que fue sometido por miembros del grupo guerrillero colombiano en el año 2007.

El desgarrador testimonio fue de uno de los 30 hombres que se reunieron en la ciudad de Paipa, departamento de Boyacá, Colombia para dejar salir el dolor que les consumía y que nunca fueron capaces de compartir. El encuentro lo propició la Fiscalía de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP, por la sigla), según El Espectador del 16 de octubre.

El hombre, cuya identidad se protege, continuó compartiendo el violento ataque que sufrió y que “me dejó sin ganas de seguir adelante”, afirmó según el mismo medio.

Se trataba de un profesor joven que enseñaba y ayudaba a los niños de una zona rural y fue secuestrado durante un fin de semana por guerrilleros del octavo frente de las Farc.

“Me dijeron que como yo había pertenecido a la Policía me dejarían un recuerdo para toda la vida, porque no me asesinarían”, recordó el asistente a la reunión de Paipa, citado por El Espectador.

Luego de todos los abusos le amenazaron con hacer daño a su familia si contaba lo ocurrido.

El miedo le hizo abandonar el trabajo y huir a otra ciudad con deterioro de los ingresos para sustentar a su familia.

Empezó a tener dificultades con su esposa por el comportamiento tan extraño y por su incapacidad de contarle lo sucedido, dados los esquemas machistas del medio cultural al que pertenecían.

Su vida quedó marcada por el terrible episodio sufrido.

“Tengo dificultades para relacionarme. Soy una persona desconfiada y no salgo con ningún grupo de hombres” explicó esta víctima.

Hace seis meses que finalmente le contó a su esposa y se decidió a declarar sobre su caso porque una organización lo animó a que lo hiciera.

Se estima que por la vergüenza y por temor a que se cuestione su hombría, el silencio ha reducido los testimonios de las víctimas a tan solo la cifra citada porque se presume que las torturas y abuso abarcan a una cantidad mucho mayor de víctimas, informó El Espectador el 20 de octubre.

Se estima que por la vergüenza y por temor a que se cuestione su hombría, el silencio ha reducido los testimonios de las víctimas a tan solo la cifra citada, porque se presume que las torturas y los abusos abarcan a una cantidad mucho mayor de víctimas.

Cabe anotar que exlíderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron su regreso a la lucha armada dejado abiertos varios interrogantes, entre ellos quién o quiénes están respaldando a la fracción disidente de la guerrilla.

José Ignacio Hermosa – BLes

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Sigue leyendo:

. Una facción de las FARC anunció que retoma la lucha armada y creará una nueva guerrilla.

. ¿Quién o quiénes están detrás del rearme de las FARC?.

. ONG es atacada por exponer los vínculos entre polémico especulador financiero, la Administración Obama y las FARC.

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante a la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.