Las consecuencias de los recortes del presupuesto del sector de la salud en México, como parte de la política de austeridad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ya dificultan la prestación de servicios en 24 estados del país.

Los efectos adversos se aprecian en la falta de médicos y enfermeras, escasez de medicinas y hasta en la suspensión del aire acondicionado, según el medio Milenio.

La Secretaría de Hacienda congeló 41 millones de dólares del presupuesto asignado a 26 institutos, hospitales y centros de alta especialidad.

Asimismo, indicó reducir en el 30 por ciento los gastos operativos, con respecto a los montos aprobados y el 50 por ciento del dinero asignado a servicios personales.

Estas limitaciones someten a las instituciones de salud a una situación crítica, de acuerdo con Patricia Herrera, la delegada del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado [Issste, por la sigla] en Durango, según Milenio del 22 de mayo.

En el estado de Potosí la reducción es del 50 por ciento de los apoyos a médicos y enfermeros pasantes al igual que en el suministro de medicinas, que está garantizado solo 70 por ciento.

Igualmente, en el Hospital Regional del Issste de Mérida, capital del estado de Yucatán, donde la temperatura pude llegar hasta los 52 grados centígrados de sensación térmica, se canceló el uso del aire acondicionado.

Para Gibrán Ramírez, Secretario General de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, CISS por su sigla, “Cumplir con las políticas de austeridad del presidente Andrés Manuel López Obrador no puede significar la puesta en riesgo de la vida y la salud de millones de mexicanos. A la corrupción y al neoliberalismo no se los combate con más neoliberalismo”.

José Ignacio Hermosa – BLes.

Ir a la portada de BLes.  

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete haciendo click aquí

Video Destacados