Un juez de Panamá negó el lunes una fianza al expresidente Ricardo Martinelli, quien se encuentra encarcelado desde hace año y medio acusado de intervenir conversaciones.

Al emitir su resolución, el juez Justo Vargas -del nuevo sistema penal acusatorio- dijo que tomó en cuenta que el exgobernante no se presentó voluntariamente a encarar el proceso, sino que la justicia panameña tuvo que “alcanzarlo en otro país”.

El juez refería a que Martinelli llegó a Panamá extraditado por Estados Unidos en junio de 2018 por pedido de la justicia panameña. Martinelli permaneció detenido en una cárcel en Miami durante un año.

Los abogados de Martinelli, que ofrecieron una fianza por medio millón de dólares y la entrega del pasaporte de su cliente, apelaron de inmediato al rechazo de la fianza y el juez Vargas fijó para el 11 de febrero la audiencia de apelación.

expresidente Ricardo Martinelli
El expresidente Ricardo Martinelli

Esta es la segunda vez que se le niega en audiencia una fianza a Martinelli. La anterior solicitud fue rechazada por la Corte Suprema de Justicia en septiembre argumentando que existía riesgo de que se fugase.

A Martinelli se le juzga bajo el sistema penal acusatorio de la justicia ordinaria desde diciembre pasado, cuando el pleno de la Corte Suprema de Justicia declinó ser competente para juzgarlo debido a que el exgobernante dimitió al cargo de diputado del Parlamento Centroamericano, un organismo que le concedió inmunidad.

Vargas argumentó, asimismo, que “no se han variado las circunstancias jurídicos penales” en relación a la anterior solicitud de fianza y también dijo que tomó en cuenta que ya hay una fecha para el juicio de Martinelli, el próximo 12 de marzo.

Al hacer uso de la palabra, Martinelli volvió a reiterar que es inocente, que el proceso que se le sigue tiene matices políticos y acusó nuevamente al presidente Juan Carlos Varela de inmiscuirse en la justicia. Dijo que se le quiere incapacitar para las elecciones de mayo próximo, en las que aspira a participar como candidato a la alcaldía capitalina y como diputado. “Me quieren inhabilitar, sacar del ruedo político”, aseguró.

Martinelli, de 66 años, se le acusa de haber ordenado presuntamente la interceptación de comunicaciones de al menos 150 personas y gastado millones de dólares en equipos de espionaje en los últimos años de su administración, que corrió de 2009 a 2014. Por la compra de esos equipos se le formuló el cargo de peculado.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes

Categorías: América