Una nueva caravana con al menos 600 migrantes centroamericanos se formó este lunes en Honduras con el propósito de alcanzar la frontera con Estados Unidos. 

Los cientos de migrantes seguirán la misma ruta que recorrieron miles de personas el año pasado en al menos tres caravanas.

El Excelsior de México informó que “más de una treintena de hondureños, entre ellos niños, mujeres y hombres, han llegado el lunes a la Gran Central Metropolitana, la principal terminal de autobuses de la ciudad de San Pedro Sula, norte del país, donde esperan que otras personas se sumen a la caravana”.

En caso de que esta falle, indica el diario El País, ya se promueve otra marcha que partiría cinco días después, el 20 de enero, desde Santa Bárbara, localidad contigua a la ciudad hondureña.

Nelly Jerez, la vicecanciller hondureña, invitó a los compatriotas a que se abstengan de salir por los riesgos que esto implica. “Al pueblo hondureño se le hace un llamado a que no se deje engañar con estos procesos”, afirmó la vicecanciller, según el diario Excelsior.

Le puede interesar: La caravana de migrantes es una “gran estafa”, advierte el presidente Trump.

Dirigentes políticos, especialmente Donald Trump y otros líderes de la región, manifiestan su inquietud por este nuevo intento de los migrantes.

El nuevo contexto hace que el presidente estadounidense advierta una vez más la necesidad de construir un muro fronterizo y continúe con su solicitud de 5.700 millones de dólares que lo han puesto en desacuerdo con la oposición demócrata y haya provocado el cierre parcial de gobierno.

Trump volvió a referirse este jueves a los migrantes y a la nueva caravana: “Se está formando otra gran caravana en Honduras que estamos tratando de desintegrar, pero hasta ahora es más grande que cualquiera que hayamos visto”, dijo. “No podemos detenerla con drones ni con sensores, pero ¿saben con qué podemos pararla en seco? Con un muro poderoso y bien hecho”, aseguró una publicación de The New York Times.

Le puede interesar: Rescatan a niños de las garras de traficantes de personas en caravana de migrantes ilegales.

El diario también afirma que Heide B. Fulton, la encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Honduras, viajó a la frontera para hacer un llamado a los migrantes: “No pierdan su tiempo y dinero en un viaje destinado a fracasar”.

También ha publicado reiterados mensajes en su cuenta de Twitter, para evitar que las familias salgan.

Las nuevas políticas del gobierno de México -que promete tratar de otra manera a los migrantes ilegales y evitar las deportaciones- se pondrán a prueba cuando llegue la caravana que saldría el martes, dijo Gustavo Mohar, exfuncionario mexicano en temas de seguridad y migración, según publicó The Times.

“Una nueva caravana se está formando para entrar en nuestro país a mediados de enero (…) y ya estamos tomando las medidas para garantizar que entre de manera segura y ordenada”, informó la Ministra del Interior de México, Olga Sánchez Cordero, publicó El País.

Esta se convierte en la tercera caravana que sale de Honduras. La primera salió a finales de octubre pasado, con más de 5.000 personas, desde San Pedro Sula. Días después, salieron 2.000 desde El Salvador. En noviembre, había cuatro caravanas -de distintos países- pasando por México y dirigiéndose a la frontera con Estados Unidos.

A través de Voz de América

Ir a la portada de BLes.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!