El exnarcotraficante colombiano Jorge Milton Cifuentes, alias “J”, quien testificó el lunes en el juicio de Joaquín “El Chapo” Guzmán, dijo haber sobornado al exprocurador general de México, Ignacio Morales Lechuga, a cambio de protección policial en sus operaciones de tráfico de drogas.

Morales Lechuga fue procurador general de la República entre 1991 y 1993 durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994). También fue embajador de México en Francia.

“Es absolutamente falso. Ni él ni nadie más puede imputarme ninguna corrupción ni entrega de recurso alguno porque jamás he recibido ninguna cantidad que no corresponda a un ingreso legítimo”, señaló el exprocurador a The Associated Press.

“Y parte de mi esfuerzo como procurador de la Ciudad de México y como procurador general de la república, entre otras cosas, se dedicó mi esfuerzo, o lo dediqué, a combatir la corrupción”, agregó el funcionario.

Morales Lechuga también negó en Twitter haber recibido los sobornos, señalando que las “afirmaciones generan, cuando menos, responsabilidad civil. Me reservo el derecho para hacerlo valer”.

Esta es la sexta semana del juicio a “El Chapo”, uno de los narcotraficantes más conocidos que existen, en el que ya han testificado más de una docena de personas.

El Chapo se ha declarado inocente de supuestamente acumular una fortuna multimillonaria a través del tráfico de toneladas de cocaína y otras drogas desde México a Estados Unidos. De ser declarado culpable en el juicio que se celebra en la corte federal de Brooklyn enfrentaría una posible sentencia a cadena perpetua.

Este lunes y bajo juramento, Cifuentes señaló que tenía a 70 agentes de la policía federal bajo su nómina. Los agentes no le conocían, pero conocían a Juan de Dios Rodríguez, “El Flaco”, que también era su empleado en México.

El exnarcotraficante colombiano dijo que “El Flaco” le robó droga y que a pesar de que él no ordenó su muerte, este murió apuñalado.

Cifuentes, quien ha testificado durante varios días del juicio, trabajó tanto para el cártel de Juárez como para el cártel de Sinaloa que dirigía Guzmán.

En un momento dado, Cifuentes explicó que él le había dicho a Guzmán que no quería meterse en el tráfico de efedrina porque ese negocio era para generar metanfetaminas a las cuales los jóvenes se hacen adictos.

Sin embargo, decidió meterse en ese tráfico cuando aproximadamente en 2010 Cifuentes se vio forzado a huir a Venezuela tras descubrir la información que el gobierno de Estados Unidos tenía sobre él y se quedó sin dinero.

“Con el hambre cambié de parecer”, testificó. En total, dijo Cifuentes, traficó 220 toneladas de cocaína a Estados Unidos. “¿Y la cocaína le parece a usted que es buena para la gente joven?”, preguntó Jeffrey Lichtman, uno de los abogados de “El Chapo”a pleno pulmón.

El martes se espera que Lichtman termine su contrainterrogatorio a Cifuentes y que comparezca Pedro Flores, un estadounidense que junto a su hermano gemelo, trabajó con Guzmán.

Con información AP

Ir a la Portada BLes.com