En la víspera del 18.º aniversario de los ataques del 11 de septiembre, aparece una sombría estadística: 241 policías de Nueva York han muerto por enfermedades relacionadas con su trabajo en el World Trade Center después de la tragedia. 

Eso es 10 veces el número de oficiales que realmente murieron cuando cayeron las torres, según informa Daily Mail.

“La parte desafortunada es que el número sigue creciendo”, dijo el comisionado adjunto Robert Ganley a ABC News. 

El servicio de emergencia de la policía de Nueva York.

[El fuego no derribó el edificio 7 del World Trade Center el 11 de septiembre, revela estudio científico]

Los nombres de las casi dos docenas de bomberos se agregaron al Muro Memorial del FDNY del World Trade Center.

Del mismo modo, el Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY por sus siglas en inglés) perdió 22 miembros por enfermedades relacionadas con el 11 de septiembre, y eso es solo desde el último aniversario del peor ataque terrorista en suelo estadounidense.

“Es desgarrador. Es triste para el departamento. Es triste para las familias que quedan atrás”.

[Putin habría alertado a Bush dos días antes de los atentados del 11-S, afirma exanalista de la CIA]

“Dedicado a la memoria de aquellos que valientemente sirvieron a este departamento protegiendo la vida y la propiedad en la ciudad de Nueva York en el esfuerzo de rescate y recuperación en Manhattan, box 5-5-8087 World Trade Center”, dice una inscripción en la pared.

El departamento de bomberos perdió 343 en los ataques reales, más que cualquier otra agencia que llegó a la escena después de que dos aviones fueron utilizados como bombas para derribar las Torres Gemelas.

Los terroristas de Al Qaeda que volaban en los aviones también utilizaron un avión de alta potencia para atacar al Pentágono, matando a 184 personas.

Un tercer complot para atacar la capital de los EE. UU. fue frustrado por la tripulación y los pasajeros de un avión que se estrelló en Shanksville, Pennsylvania, matando a 40 personas. 

El servicio de emergencia en los tres sitios del accidente pasaron meses y, en muchos casos, años, buscando entre los escombros los restos de las víctimas. 

Personal de FDNY en la parte superior de la pila que quedó después de la destrucción de las Torres Gemelas.

La exposición al polvo del World Trade Center y otras toxinas dejó a muchas personas del servicio de emergencia afectadas por un cáncer mortal. 

Los oficiales de la policía de Nueva York se muestran arriba con las máscaras de respiración cerca de donde cayeron las Torres Gemelas.

Una nueva investigación también ha indicado que en los primeros días después de la tragedia, ellos tenían más probabilidades de ser afectados por enfermedades cardiovasculares, informa ABC.

Los miembros del FDNY que aparecieron por primera vez en la escena tenían un 44% más de probabilidades de enfermarse que los que llegaron un día después, según un informe publicado el viernes en el Journal de la Asociación Médica Americana por la Facultad de Medicina Albert Einstein en la Universidad Yeshiva.

“El aumento del riesgo fue significativo, incluso teniendo en cuenta los factores de riesgo conocidos (enfermedades cardiovasculares) como la edad, la hipertensión, el colesterol elevado, la diabetes y el tabaquismo”, dijo David J. Prezant, profesor de medicina en Einstein y director médico de el FDNY, a ABC.

También hubo tasas más altas de enfermedad cardiovascular debido a la exposición prolongada a la Zona Cero.

Trabajar allí durante al menos seis meses hizo que la probabilidad de un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular fuera un 30 por ciento más alta.

El detective retirado del Departamento de Policía de Nueva York, Luis Álvarez (arriba), quien compareció ante el Congreso en junio con Jon Stewart para pedir apoyo médico continuo para el servicio de emergencia del 11 de septiembre, se convirtió en uno de los más conocidos entre los afectados cuando falleció poco después de reunirse con los legisladores.

El oficial de policía Gary Koch (arriba) fue uno de los miembros de la policía de Nueva York que murió de cáncer relacionado con su exposición al World Trade Center durante los esfuerzos de búsqueda y recuperación.

El veterano de 20 años murió el 26 de junio de 2018. Tenía 55 años.

El oficial de policía Richard López (arriba) también murió de cáncer relacionado con la tragedia, el 24 de junio de 2018.

También es un veterano de la policía de Nueva York de 20 años, era esposo, padre y hermano. Tenía 52 años.

El detective de Nueva York, Harry Valentin, un veterano de 28 años en el departamento, después de su servicio en los esfuerzos de recuperación en el lugar, murió de cáncer el 18 de mayo de 2018 a la edad de 57 años.

Prezant instó a poner dolencias cardiovasculares en la lista de enfermedades, que siguen cobrando vidas.

Mientras tanto, la identificación de las víctimas en los ataques continúa. El miembro del FDNY, Michael Haub, tuvo un segundo funeral el 3 de septiembre, luego de que el médico forense de Nueva York pudo identificar restos adicionales en el sitio. 

Sigue leyendo:

. El fuego no derribó el edificio 7 del World Trade Center el 11 de septiembre, revela estudio científico.

. Putin habría alertado a Bush dos días antes de los atentados del 11-S, afirma exanalista de la CIA.

. Honrarán a un rescatista del 11S tras morir por un cáncer relacionado con la tragedia de las Torres Gemelas.

Te puede interesar: ¿Quién es Q? El plan para destruir EE. UU. en 16 años

videoinfo__video2.bles.com||99ca5d0cd__

Categorías: América EE. UU.