México y Estados Unidos llegaron el viernes a un acuerdo para reducir el flujo de migrantes centroamericanos por lo que el presidente Donald Trump suspendió indefinidamente la aplicación de aranceles a todos los productos mexicanos que hubieran entrado en vigencia el lunes.

A contrarreloj, negociadores estadounidenses y mexicanos negociaron desde el miércoles en Washington para evitar una guerra comercial que hubiera dañado a sus economías y asustado a inversionistas ya preocupados por las hostilidades entre Washington y Pekín.

“Me complace informar que Estados Unidos ha firmado un acuerdo con México”, escribió Trump en su cuenta de Twitter. “Los aranceles programados que iban a entrar en vigencia el lunes, contra México, están suspendidos indefinidamente”.

“A cambio, México ha acordado tomar fuertes medidas para detener la migración a través de su país y a nuestra frontera sur. Esto se ha hecho para reducir o eliminar la inmigración ilegal que llega desde México a Estados Unidos”, explicó.

Autoridades de ambos países dijeron que darán detalles del acuerdo en breve.

La semana pasada, Trump prometió imponer aranceles de un 5% a todos los bienes provenientes de México desde el 10 de junio, los que irían subiendo hasta que cese el flujo de inmigrantes ilegales hacia su país.

Durante la negociación, uno de los temas más álgidos fue la propuesta de Estados Unidos de que México sea declarado “tercer país seguro”, dijeron a Reuters dos fuentes mexicanas.

Esta propuesta supone que las personas que solicitan asilo en un país -en este caso Estados Unidos-, puedan recibir el mismo tipo de protección en otro país para aliviar los flujos migratorios.

Estados Unidos es el mayor socio comercial de México: un 80% de sus envíos tienen como destino la mayor economía del mundo. Analistas advertían que, de llegar a imponerse los aranceles, la economía mexicana -la segunda más grande de Latinoamérica- entraría en recesión y su moneda llegaría a 20.6 pesos por dólar.

A través de Voz de América

Xi Jinping se muestra desorientado ante la firme postura del presidente Donald Trump

El presidente de los EE. UU. Donald Trump (izq) y Xi Jinping, presidente de la República Popular China (dch).
El presidente de los EE. UU. Donald Trump (izq) y Xi Jinping, presidente de la República Popular China (dch).

Redacción BLes – Al responder a las preguntas de la prensa durante la reunión con el presidente francés Emmanuel Macron, el presidente Donald Trump dijo el jueves que se reservará su decisión de seguir aumentando los aranceles sobre China hasta que se reúna con el líder chino Xi Jingping en la cumbre del G-20 que se celebrará a finales de este mes en Japón.

En respuesta a la pregunta de un reportero, el presidente Trump dijo: “¿Aranceles adicionales sobre China? Bueno, ¿te refieres a lo que voy a poner los 325 mil millones de dólares extras en aranceles? Tomaré esa decisión en las próximas dos semanas. Probablemente después del G-20. De una forma u otra, tomaré esa decisión después del G-20. Me reuniré con el Presidente Xi y veremos qué pasa. pero probablemente lo planee en algún momento después del G-20”.

Si el presidente Trump aumenta los aranceles sobre China en otros 325.000 millones de dólares, eso equivaldrá esencialmente a que se cobren aranceles sobre todo lo que China exporta a los Estados Unidos.

En julio de 2018, el presidente Trump comenzó a imponer aranceles a los productos chinos. Los aranceles han aumentado gradualmente con el paso del tiempo a medida que el régimen comunista chino se ha mostrado reacio a hacer cambios en los asuntos de interés estadounidense e internacional, lo que ha beneficiado económicamente a China y ha mejorado las capacidades tecnológicas y militares del país.

Las tácticas utilizadas por el régimen chino para fortalecerse en su búsqueda declarada de la dominación mundial incluyen la transferencia forzada de tecnología sensible de empresas extranjeras antes de permitirles hacer negocios en China, el robo de propiedad intelectual, la piratería informática de los sistemas informáticos de las empresas estadounidenses para robar investigación, desarrollo y tecnología valiosos y el subsidio excesivo de las empresas chinas, lo que les da ventajas comerciales mundiales injustas.

Los aranceles en 2018 comenzaron en un 25 por ciento para los 50.000 millones de dólares de productos chinos. Cuando China impuso aranceles en represalia, el presidente Trump añadió un 10 por ciento a otros 200.000 millones de dólares de las importaciones chinas a Estados Unidos.

El 10 de mayo de 2019, el presidente Trump aumentó los aranceles al 25 por ciento para todos los 250.000 millones de dólares previamente arancelados después de que el presidente dijera que el régimen chino se retractó de acuerdos anteriores en sus negociaciones comerciales en curso.

Este tipo de acción punitiva directa no ha sido tomada contra China por ningún presidente norteamericano anterior ni por ningún otro líder mundial antes del presidente Trump. Expertos chinos como Michael Pillsbury y Gordon Chang han comentado que el régimen chino se siente nervioso e incierto ya que no ha sido capaz de leer al presidente Trump o predecir lo que hará a continuación y darse cuenta de que las acciones de represalia por sí solas, si se llevan a cabo de forma excesiva, tendrían un efecto negativo en la economía de la propia China.

A pesar de las tensiones, numerosas naciones e incluso líderes del Partido Demócrata como Chuck Schumer han apoyado las enérgicas acciones del presidente contra China.

Cada vez más personas esperan que Trump gane en 2020, según encuesta de CNN

Trump aplicará aranceles a la Unión europea por 11.000 millones de dólares
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos. (Foto de archivo)

Redacción BLes – La mayoría de los estadounidenses cree que el presidente Donald Trump ganará un segundo mandato, según una encuesta de CNN realizada por SSRS.

La nueva encuesta encontró que el 54% dice que supone que Trump ganará las elecciones del 2020, mientras que el 41% cree que perderá.

De acuerdo a los resultados, los estadounidenses son más propensos ahora a decir que Trump ganará, de lo que estaban diciendo que Barack Obama ganaría un segundo mandato en mayo de 2011.

Asimismo de un 81% de un grupo de encuestados que no está a favor de Trump, que en diciembre del año pasado dijo que pensaba que el presidente perdería, ahora se ha reducido al 67%. Al mismo tiempo, la porción que aprueba al presidente y cree que ganará se ha mantenido mayormente estable (88% ahora contra 85% en diciembre), de acuerdo a CNN.

La economía sigue siendo el punto brillante de la presidencia de Trump en la opinión pública

Aquellos que aprueban la gestión de Trump, se centran en sus logros y en problemas a los que el mandatario está haciendo frente. Aproximadamente una cuarta parte (26%) citan a la economía como la razón principal por la que lo respaldan, 12% dice que es porque ha cumplido sus promesas, 9% dice que está haciendo que las cosas se hagan o al menos más que otros presidentes, 8% menciona mejoras en las calificaciones de desempleo y el 5% apunta a sus políticas en la frontera.

Siete de cada 10 encuestados dicen que la economía está en muy buena forma, casi lo mismo que en marzo, y el 52% dice que aprueba el manejo de la economía por parte de Trump.

Esta encuesta marca un nuevo punto culminante en la presidencia de Trump para quienes comparten la opinión de que la economía está en “muy buena” forma, el 28% dice que sí, y aunque no es significativamente más grande que el 26% que se sintió así en marzo, es la mejor calificación desde el 2000.

En el asunto de inmigración, los estadounidenses también otorgan al presidente un índice de aprobación del 41%, con un índice de desaprobación más alto (54%) del que gana por sus políticas comerciales.

En cuanto a la política exterior, las opiniones sobre el presidente también son en gran medida negativas. En su manejo de Corea del Norte, las opiniones de los estadounidenses han cambiado de positivo (48% de aprobación a 40% de desaprobación) a negativo (41% de aprobación y 45% de desaprobación) en el último año. La desaprobación supera la aprobación de su manejo de la situación con Irán, del 43% al 32%. Y más desaprobación (48%) que aprobación (42%) de su manejo del papel de comandante en jefe.

Sin embargo, la percepción de los estadounidenses sobre la amenaza que representan Irán y Corea del Norte ha disminuido en el último año. En una encuesta de mayo de 2018, el 47% dijo que consideraba que Corea del Norte era una “amenaza muy seria para Estados Unidos“, ahora, solo el 34% siente lo mismo, el número más bajo en las encuestas de CNN desde 2015.

La misma encuesta de 2018 encontró que el 40% ve a Irán como una amenaza muy seria. Eso se ha reducido a 28% en la nueva encuesta, la proporción más pequeña que se ha dicho en la encuesta de CNN en 2000.

La encuesta de CNN fue realizada del 28 al 31 de mayo en una muestra nacional aleatoria de 1.006 adultos desde teléfonos fijos o celulares con un entrevistador en vivo.

“El enemigo del pueblo”

En más de una ocasión, el presidente Trump ha llamado a la prensa “el enemigo del pueblo” debido a que la mayoría de las veces desinforman, en vez de informar, a través de las que él mismo llama ‘Fake News’.

En el 2016, cuando Trump fue electo presidente, realmente nadie se lo esperaba, todas las encuestas daban a Hillary Clinton como ganadora, hasta el último momento. Todos los principales medios de comunicación de EE. UU. y del mundo repetían la misma información, siempre en desmedro de Donald Trump.

Hoy -en base a los hechos- la situación se ha revertido al menos un poco. CNN, que siempre fue uno de sus principales detractores, hoy está informando sobre una encuesta positiva sobre Trump. O tal vez lo hace porque ha perdido mucha audiencia en el último tiempo y necesita recuperar su credibilidad.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe las 5 noticias más destacadas del día de BLes.com.

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

Temas: Categorías: América EE. UU.

Video Destacados