CIUDAD HIDALGO, México (AP) — Los esfuerzos de México para desalentar la migración centroamericana mostraron cierta efectividad el lunes luego que algunas personas regresaron hacia el sur al haber una mayor vigilancia.

Un alto funcionario mexicano, que solicitó guardar el anonimato para poder declarar sobre las negociaciones con Estados Unidos, dijo que hace tres semanas unos 4.200 migrantes estaban arribando a la frontera de Estados Unidos a diario, y que ahora esa cifra ha disminuido a unos 2.600 por día. El funcionario advirtió que era demasiado pronto como para llegar a conclusiones a partir de un período tan breve, pero enfatizó que el gobierno mexicano confía en que sus medidas funcionarán.

Hasta el lunes, las autoridades mexicanas habían hablado de emplazar 6.000 efectivos en su frontera sur, pero Maximiliano Reyes, subsecretario de Relaciones Exteriores, dijo en una conferencia de prensa en Tapachula que algunos de ellos se irían a la frontera norte y que unos 2.400 serían emplazados en el sureste de México. De ellos, 426 llegaron el sábado a Tapachula, señaló.

La Guardia Nacional trabajará con agentes de inmigración para combatir a los contrabandistas de migrantes y proteger a éstos. Reyes se negó a dar más detalles sobre el emplazamiento para que los contrabandistas no estén al tanto.

En el río Suchiate, que forma parte de la frontera de México con Guatemala, el comercio usualmente bullicioso parecía menos activo en este poblado fronterizo un día después de que media docena de infantes de Marina se presentaron en la margen mexicana.

El gobierno mexicano también destacó el “rescate” el fin de semana de casi 800 migrantes que viajaban ocultos y atiborrados en camiones con semirremolque, y consideró que la operación es un mensaje de que las autoridades no tolerarán la trata de personas.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo que más de 150 de los 785 migrantes hallados el sábado en el estado de Veracruz eran niños.

“No debemos permitir el tráfico de personas”, dijo Ebrard, afirmando que durante muchos años las autoridades mexicanas toleraron la trata de migrantes. “Quizás estamos ante uno de los tráficos de personas más importantes del mundo”.

México está redoblando esfuerzos para reducir el número de migrantes centroamericanos que llegan a la frontera con Estados Unidos. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador prometió reducir el flujo para evitar los aranceles a las exportaciones mexicanas que el presidente estadounidense Donald Trump prometió aplicar.

Sobre el caso de los cientos de migrantes hallados el sábado dentro de los semirremolques, Ebrard afirmó que el incidente en Veracruz, estado con litoral en el Golfo de México, fue un rescate porque los migrantes podrían haberse asfixiado en su interior.

Dijo que cada uno de los migrantes pagó alrededor de 3.500 dólares en sus países de origen para ser introducidos de contrabando en Estados Unidos, y que algunos que pagaron 5.000 dólares lo hicieron bajo la promesa de que, si el primer intento fallaba, tenían derecho a un segundo.

Calculó que, para los traficantes, el valor total de la carga humana en la caravana de camiones era de más de 3,5 millones de dólares (69 millones de pesos mexicanos). Indicó que, a medida que pasaban por México, los contrabandistas iban a pagar entre 500.000 y 800.000 dólares (10 millones a 15 millones de pesos) en “comisiones” para asegurar el libre tránsito de los migrantes.

A lo largo de la ruta suelen pagarse sobornos a las autoridades, pero también a grupos de la delincuencia organizada que controlan ciertos territorios, especialmente en la frontera de México con Estados Unidos, y que cobran a los contrabandistas por cada migrante que cruza.

Aunque las caravanas de miles de migrantes centroamericanos que recorrían las carreteras de México despertaron la preocupación el año pasado en Trump, la mayor parte de la migración centroamericana por suelo mexicano siempre ha existido en las sombras. Quienes viven en la frontera sur de México creen que enviar a la Guardia Nacional allí para dificultar el cruce de los migrantes solo beneficiará a los traficantes de personas.

El domingo, un guardia que trabaja en un retén en una carretera cerca de la ciudad de Comitán, en el sur de México, dijo que bajo la nueva operación tenía órdenes de tratar de identificar a los contrabandistas de personas, además de la misión habitual de buscar drogas y armas. La presencia militar allí no parecía ser mucho mayor que en semanas anteriores, pero los soldados llevaban ahora bandas en los brazos que indicaban que forman parte de la Guardia Nacional.

“Podemos poner a los polleros (contrabandistas) a disposición de la autoridad si, por ejemplo, paramos un vehículo y el chofer lleva a gente sin papeles, y los de migración son los que checan si los migrantes llevan papeles”, dijo el soldado, que se negó a dar su nombre porque no está autorizado a hablar públicamente de manera oficial.

A lo largo del Suchiate, los comerciantes y los políticos expresaron su preocupación de que las medidas para disminuir la inmigración pudieran afectar al comercio transfronterizo, del cual dependen las comunidades a ambos lados de la frontera.

Carlos Aguilar, propietario de una tienda de abarrotes, dijo que la llegada de los infantes de Marina el domingo fue suficiente para generar nerviosismo en torno al futuro.

“Ayer llegaron unos marinos y no dejaron traer mercancía”, afirmó. “Nomás dijeron que no iban a permitir el paso de mercancía, que iban a cerrar el paso y todo tendría que pasar por la aduana”.

Sonia Eloina Hernández, alcaldesa de Ciudad Hidalgo, dijo que no está en contra de que lleguen los elementos de la Guardia Nacional, pero desea que le permitan a la gente continuar con su trabajo.

Hernández dijo que algunos residentes le han dicho: “Nos vamos a hacer migrantes si nos quitan el medio de trabajo que tenemos aquí”.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe las 5 noticias más destacadas del día de BLes.com.

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

Temas: Categorías: América México

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.