LA HABANA (AP) — Sea en La Paz, Quito o Santiago de Chile, gobiernos de derecha y políticos conservadores han acusado en las últimas semanas a Cuba de fomentar disturbios. El último capítulo fue el anuncio el viernes del retiro de su misión médica en Bolivia.

El director de América Latina y el Caribe de la Cancillería cubana, Eugenio Martínez, denunció el viernes ante periodistas que la jefa de la misión médica y otro colaborador fueron arrestados en La Paz, mientras en las inmediaciones del operativo se observó un vehículo de la embajada de Estados Unidos.

The Associated Press pidió comentarios al respecto al Departamento de Estado, que no respondió de inmediato.

Martínez dijo que en la ciudad de Santa Cruz, la víspera, se produjo el allanamiento de una vivienda de médicos.

El incidente del viernes y el jueves se sumó al arresto de cuatro especialistas en La Paz el miércoles y que fue el detonante del anuncio del gobierno cubano de retirar a su brigada de Bolivia compuesta por 700 médicos.

“En las últimas horas distintas autoridades actuantes en el Estado Plurinacional de Bolivia han presentado la idea de que colaboradores cubanos alientan las protestas que se están produciendo”, expresó una nota matutina de la cancillería de la nación caribeña para dar a conocer la decisión de sacar a los galenos.

Las autoridades no especificaron cuándo se producirá el regreso o las condiciones del mismo, pero exigieron la libertad de los seis detenidos a los cuales presentaron con nombre y apellido, así como sus currículos: una galena jefa de misión, una licenciada en electromedicina, un especialista en terapia intensiva, un médico general, un personal de servicio y un contador de un centro de salud.

Los cuatro detenidos cubanos el miércoles fueron encontrados con una mochila con 700.000 bolivianos, equivalentes a 100.000 dólares que, según las autoridades locales, servirían para financiar disturbios en Bolivia. 

Bolivia lleva varias semanas de protestas que culminaron con la salida del presidente Evo Morales y su asilo en México.

En los últimos días autoridades del gobierno boliviano en funciones señalaron la participación de venezolanos, cubanos y hasta de exguerrilleros colombianos en las protestas.

El Ministro de Gobierno boliviano, Arturo Murillo, su colega de Comunicación, Roxana Lizárraga, e incluso la presidenta interina Jeanine Áñez han hecho referencias en este sentido y han dicho que están acumulando información y que darán a conocer detalles pronto.

Morales es un aliado incondicional de Cuba y las acusaciones contra la isla como instigadora de las protestas en América Latina se repitieron durante las revueltas contra el presiente Lenín Moreno en Ecuador y las violentas manifestaciones en Chile.

La víspera Cuba salió a desmentir que se hubiera usado una cantidad inusual de pasaportes oficiales durante la crisis en Ecuador y que esto estuviera de alguna forma vinculado con las protestas contra Moreno.

Los comentarios tienen que ver con el anuncio que hizo el martes la ministra del Interior de Ecuador, María Paula Romo, sobre la finalización del acuerdo con unos 400 médicos cubanos que estaban en su país desde 2013.

Los acuerdos para el arribo de médicos a Ecuador fueron suscriptos por el expresidente Rafael Correa (2007-2017), otrora aliado de Cuba y del cual Moreno se desvinculó por completo tomando un rumbo mucho más conservador.

El Ministerio de Salud indicó que la brigada de galenos cubanos cuenta con 382 colaboradores que prontamente retornarán a Cuba.

Durante las revueltas en Chile funcionarios del presidente Sebastián Piñera sugirieron que había instigación por parte Venezuela en las manifestaciones en su contra y medios de prensa del país sudamericano se sumaron a la teoría de los infiltrados.

El opositor venezolano Julio Borges, designado por el líder Juan Guaidó como su comisionado presidencial para Asuntos Exteriores, también acusó a Cuba de estar detrás de las movilizaciones.

“La presión sobre Cuba debe incrementarse, el régimen cubano está detrás de la desestabilización en los países de la región. ¡Es momento de salvar la democracia y libertad!”, escribió Borges a fines de octubre en medio de la crisis chilena.

Estados Unidos -que este año recrudeció las sanciones contra Cuba presionando un cambio de modelo político en la isla- acusó en varias ocasiones a La Habana de sostener ejércitos en Venezuela..

Washington también insistió en que los médicos isleños que se desempeñan en los programas sociales de Venezuela no son civiles.

La Organización de Estados Americanos culpó en octubre a Cuba y Venezuela de “financiar, apoyar y promover” su “metodología” política para reposicionar sus ideas en el continente.

Según cifras oficiales, desde la década de 1960 Cuba envió unos 400.000 profesionales a 164 países. Actualmente hay 29.000 en 65 naciones.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Aún estaba vivo: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: América

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.