CARACAS — Unos 40 miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, -parapetados detrás de sus escudos antimotines-, impidieron el martes y por tercera semana consecutiva a la prensa acceder a la sede de la Asamblea Nacional de Venezuela, un día después de cumplirse un año de la polémica elección que llevó al presidente en disputa Nicolás Maduro a su cuestionado segundo mandato.

La Voz de América estuvo entre los medios que esperaron sin éxito fuera del Palacio Federal Legislativo, en Caracas.

Solo los legisladores y empleados del lugar pudieron traspasar el cerco de la Guardia Nacional. Los periodistas no tienen más opción que la de abordar a los diputados en los alrededores de la instalación.

La diputada Dignora Hernández, subjefa del Bloque Parlamentario 16 de Julio (Fracción 16J), fustigó la medida contra la prensa.

“El simple hecho de que hoy los medios de comunicación no puedan cubrir desde el seno del Parlamento y que hoy se encuentran acá afuera, en las adyacencias, evidencia la situación de escalada de la crisis política venezolana que tiene nombre. Se llama Socialismo del Siglo XXI. Tiene un responsable: Nicolás Maduro”, dijo Hernández en un improvisada rueda de prensa en el exterior del Parlamento y bajo la mirada de la Guardia Nacional.

La diputada dijo que la crisis tiene una solución: “(Maduro) tiene que irse y es ya”.

Además dijo en nombre del grupo parlamentario Fracción 16J que rechaza el diálogo que avanza en Noruega entre representantes del presidente interino Juan Guaidó y políticos bajo las órdenes de Maduro.

“Es la quinta edición de un diálogo que siempre tiene los mismos actores, los mismos objetivos, las mismas estrategias y el fracaso como el mismo resultado”, dijo Hernández.

Las razones para negar el acceso de la prensa

La primera versión después de que periodistas y legisladores estuvieron impedidos de entrar al edificio del Poder Legislativo días atrás, aludió a que fuerzas de seguridad respondían a la presencia de un supuesto artefacto explosivo.

Poco después, el presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, aseguró que tras esa “alerta” no se encontró ningún objeto que comprometiera la seguridad de los ciudadanos.

Tras varias denuncias de diputados y del propio Guaidó, quienes alegaron que el verdadero interés de Maduro era impedir las sesiones, los diputados volvieron a reunirse dentro del edificio, pero la prensa no corrió con igual suerte hasta ahora.

Una elección legislativa adelantada y la extensión del periodo de sesiones de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente es la más reciente pieza que entra a jugar en la actual crisis política, económica y social que vive la nación.

A través de Voz de América        

Ir a la portada de BLes

Video Destacados