En el Día Nacional de la Libertad Religiosa, el Presidente Donald Trump dijo que este derecho humano fundamental está bajo ataque en Estados Unidos, y condenó “los ataques legislativos y políticos a la libertad religiosa” que provocaron violencia en el país.

Trump declaró el 16 de enero como el Día de la Libertad Religiosa y llamó a la nación a proteger la herencia de libertad religiosa tanto en EE. UU. como en el mundo.

“El derecho a la libertad religiosa es innato a la dignidad de cada persona humana y es primordial para la búsqueda de la verdad”, dijo en una declaración del 16 de enero.

“Los esfuerzos para circunscribir la libertad religiosa – o separarla de libertades civiles adyacentes, como los derechos de propiedad y la libertad de expresión -están en aumento”.

Según Trump, los intentos legislativos y políticos para restringir la libertad y la conciencia individual son la causa principal de los ataques que ocurrieron en años recientes, como el tiroteo masivo en la Sinagoga Árbol de la Vida en Pittsburgh, Pensilvania, en octubre del año pasado. En este último 11 personas fueron asesinadas, convirtiéndose en el ataque a la comunidad judía más mortífero de la historia de la nación.

Le puede interesar: Día de los DD. HH.: los crímenes brutales que sigue cometiendo el comunismo.

La fe religiosa en Estados Unidos ha estado bajo ataque por décadas según los republicanos. El expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, en su libro “La América de Trump”, acusa a la administración de Obama de usar poder político para menoscabar la libertad religiosa.

“Obama derribó agresivamente las regulaciones que habrían protegido a los grupos religiosos de pagar cobertura médica para procedimientos a los que se oponían por razones morales”, escribió, agregando que el gobierno de Obama calificaba de “extremistas” a los defensores provida y a otros conservadores tradicionales.

Donald Trump muestra orden ejecutiva sobre libertad religiosa.
Donald Trump muestra orden ejecutiva sobre libertad religiosa.

Poco después de asumir funciones, Trump comenzó a revertir el patrón antirreligioso y firmó una orden ejecutiva en 2017 para promover la libertad religiosa y de expresión.

“La política de la rama ejecutiva será hacer cumplir vigorosamente las robustas protecciones que tiene la ley federal para la libertad religiosa”, afirma la orden ejecutiva.

Pidió al Departamento de Justicia lanzar una guía legal para la rama ejecutiva sobre protecciones legales a la libertad religiosa. La guía, que fue publicada en octubre de 2017, explica los principios fundamentales de libertad religiosa en la Constitución y estatutos como la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa (LTLR).

El Fiscal General Interino, Matthew Whitaker, pronuncia un discurso en la conmemoración del 25° Aniversario de la Ley de Restauración de Libertad Religiosa en la Fundación Heritage en Washington D. C., el 16 de enero de 2019. (Samira Bouaou/La Gran Época)
El Fiscal General Interino, Matthew Whitaker, pronuncia un discurso en la conmemoración del 25° Aniversario de la Ley de Restauración de Libertad Religiosa en la Fundación Heritage en Washington D. C., el 16 de enero de 2019. (Samira Bouaou/La Gran Época)

Amenazas a la libertad religiosa

El congreso aprobó la Ley de Restauración de Libertad Religiosa (LRLR) hace 25 años con un apoyo casi unánime. Desde entonces, la ley previno que el gobierno infrinja la libertad de individuos y grupos para practicar sus creencias religiosas.

No obstante, en años recientes hubo muchos esfuerzos para limitar la aplicación de esta ley, según el Fiscal General Interino Matthew Whitaker.

“La LRLR fue autoría del entonces congresista Chuck Schumer. Fue aprobada por la Cámara unánimemente y por el senado con 97 votos a favor y 3 en contra”, dijo Whitaker en el evento de la Fundación Heritage del 16 de enero.

No obstante, hoy en día, muchos de los simpatizantes originales de la LRLR cambiaron de opinión, agregó.

“Por ejemplo, hemos visto monjas a las que les ordenaron pagar por anticonceptivos”.

Y en años recientes, los estados que querían aprobar sus propias versiones de la ley enfrentaron críticas y enojo.

“La libertad religiosa hace más fuerte a nuestro país”, dijo Whitaker. “Y por eso las amenazas a la libertad religiosa también son amenazas a nuestra fuerza nacional”.

El Día de la Libertad Religiosa es celebrado a nivel nacional el 16 de enero, que es el aniversario de la aprobación del Estatuto de Virginia para la Libertad Religiosa en 1786. Escrito por Thomas Jefferson, el estatuto sirvió como inspiración y modelo de la Primera Enmienda, que fue redactada por James Madison algunos años después.

“Me preocupa la protección de la Primera Enmienda y las libertades religiosas”, dijo Lasca Low, una empleada federal retirada que asistió al evento de Heritage. “Si perdemos la base moral, perdemos nuestro país”.

Enfatizó la importancia de proteger las libertades religiosas.

“Creer y venerar lo que nos parezca es una de nuestras libertades básicas. He visto que mucho de eso se debilitó muy sutilmente a lo largo de los años y eso es alarmante para mí”, dijo.

La libertad religiosa alrededor del mundo

El gobierno de Trump también impulsó mayor tolerancia hacia las diferentes creencias por los gobiernos alrededor del mundo.

“La gente está siendo perseguida por su fe por dictaduras autoritarias, grupos terroristas y otros individuos intolerantes”, dijo Trump en su declaración del 16 de enero.

Para tratar con este problema, el Departamento de Estado de EE. UU. albergó su primera Reunión Ministerial para Avanzar la Libertad Religiosa en Washington, en julio del año pasado. Más de 40 ministros extranjeros y representantes de 80 países asistieron a la reunión.

A lo largo de 2017, las condiciones de la libertad religiosa alrededor del mundo continuaron empeorando, conforme surge del último reporte de la Comisión sobre Libertad Religiosa Internacional de EE. UU. El reporte enumeró 10 países, entre ellos China, como “países particularmente preocupantes”.

El historial de derechos humanos de China fue criticado por décadas. Los grupos y las minorías religiosas en China -entre ellos Uigures, Budistas Tibetanos, Cristianos y practicantes de Falun Dafa -enfrentan severa represión y discriminación por el gobierno chino.

Estas comunidades sufrieron sistemáticos arrestos, encarcelamiento ilegal, tortura y lavado de cerebro. Aún más alarmante es la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia, que se convirtió en una industria multimillonaria, según investigadores.

A través de La Gran Época.

Ir a la portada de BLes

Temas: Categorías: América EE. UU.

Video Destacados