El líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, demócrata de Maryland, está saliendo disparado en contra de lo que él llama el “sabotaje” de Obamacare por parte de la administración Trump.

Hoyer declaró recientemente: “El esfuerzo continuo de la administración Trump para quitarles la cobertura de salud a millones de estadounidenses y quitarles las protecciones críticas a millones más a través del sabotaje y las demandas es reprobable”.

El líder está apoyando una resolución de la Cámara condenando dicho sabotaje, mientras que el Comité de Energía y Comercio de la Cámara está terminando una serie de medidas legislativas para hacer retroceder el “sabotaje en curso” de la administración Trump de la Ley de Cuidado de Salud Asequible, incluyendo su expansión de “planes basura” como alternativas a los planes de Obamacare.

Los contribuyentes estadounidenses deberían ignorar estos teatros políticos partidistas. Bajo las iniciativas de Trump, los estadounidenses a quienes les gusta su plan de Obamacare pueden mantenerlo, pero también permiten a los estadounidenses obtener un paquete de beneficios más asequible y flexible si así lo desean.

La política de Trump es de suma, no de resta

La agenda liberal del Congreso es exactamente lo contrario: una política de sustracción. Las necesidades o preferencias personales de atención médica se consideran irrelevantes y se convierten en ilegales. En cambio, insisten en que los funcionarios federales deben tener poder de veto sobre cualquier alternativa de seguro de salud, y que ellos solos deben ejercer control absoluto sobre los tipos de planes de salud, beneficios y tratamientos y procedimientos médicos que los estadounidenses pueden tener.

Recuerde que el presidente Barack Obama prometió repetidamente, entre otras cosas, que Obamacare reduciría los costos de salud para los individuos y las familias, expandiría las opciones personales y la competencia, y permitiría a los estadounidenses mantener sus planes de salud y médicos. 

En cuanto al “sabotaje“, el registro es claro: Obamacare saboteó a Obamacare.

Durante los últimos cuatro años, Obamacare entregó costos de primas de seguro de salud en alza en los intercambios (aumentando 105% entre 2013 y 2017 solamente); muchos miles de dólares en deducibles individuales y familiares; un colapso de la elección y la competencia en los mercados de seguros individuales; una inscripción en los intercambios que se aplanó y disminuyó; y una reducción progresiva en la elección de médicos e instalaciones médicas de los pacientes. Hoy en día, el 72% de los planes de Obamacare tienen redes de proveedores estrechas.

Los liberales en el Congreso han demostrado que saben cómo aumentar el gasto, aumentar la regulación y expandir Medicaid, mientras presiden los escombros de los mercados de seguros individuales y de grupos pequeños de Estados Unidos. Durante la expansión de Medicaid entre 2013 y 2017, el número de personas sin subsidio en los mercados de seguros individuales en realidad se redujo en 4.1 millones.

En cuanto a la cobertura de salud, un punto clave de los datos es éste: Obama, que desplegó numerosos “navegantes” y se armó con sanciones cada vez más severas en los contratos individuales, presidiendo una disminución de la cobertura en los mercados de seguros de salud individuales. De hecho, en el año 2015 se dio la más alta inscripción en Obamacare. Entre 2015 y 2016, según los actuarios del gobierno, 10 estados experimentaron una disminución en la inscripción en el mercado individual, y entre 2016 y 2017, otros 44 estados también.

Las mayores disminuciones se produjeron entre las personas y familias de clase media que no cumplían los requisitos para recibir subsidios de los contribuyentes mientras se enfrentaban a importantes aumentos de las primas. Trump no puede ser culpado.  

Sin embargo, por tomar medidas modestas para ampliar las opciones de cobertura asequible de los estadounidenses, Trump es “culpable” de los cargos que se le imputan. En el área de seguros de salud, sus dos principales iniciativas administrativas son la expansión de los planes de salud de la asociación y los planes de salud a corto plazo de duración limitada.

Bajo las reglas establecidas por el Departamento de Trabajo, los planes de salud de la asociación permitirían a los empleadores y empleados de la “misma línea de negocio” unirse y unirse en grupos comunes para adquirir una cobertura más asequible y flexible. Estos planes podrían revertir la caída en la cobertura de las pequeñas empresas y ampliar el número de trabajadores que calificarían para un generoso alivio tributario por la cobertura del empleador.

La evidencia preliminar sobre los planes de salud de la asociación es positiva. Por ejemplo, la revista Modern Healthcare informó que el plan Nebraska Farm Bureau ofrece primas de alrededor de un 25 por ciento menos que el plan Obamacare, mientras que los planes HMO de la Cámara de Comercio de Nebraska ofrecen primas que son entre un 15 y un 20 por ciento más baratas. “Modern Healthcare” informa que estos planes ofrecen amplias redes de proveedores y paquetes de beneficios bastante completos, y que no niegan cobertura a personas con condiciones preexistentes ni califican a las personas según su riesgo de salud.

La Administración Trump también permite a las personas inscritas en planes de salud de corta duración y duración limitada renovar su cobertura hasta por tres años. Bajo la ley federal actual, estos planes están sujetos a la regulación estatal, lo que significa que los estados liberales pueden restringirlos o incluso prohibirlos por completo.

Estos planes a corto plazo nunca fueron diseñados para ser una solución permanente a los muchos problemas de los mercados individuales de seguros de salud. Fueron creados para ayudar a las personas que sufrieron un lapso temporal en la cobertura entre trabajos, que no tenían la opción de una cobertura asequible en los intercambios cada vez más no competitivos de Obamacare, o que perdieron el acceso a una red adecuada de proveedores en los planes de este sistema de salud.

Aunque estos planes a corto plazo ofrecen una cobertura de seguro de salud menos completa, también tienen redes de proveedores más amplias. El Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, estima que el costo de sus primas puede ser de 50 a 80 por ciento menor que el de los planes de Obamacare.

Una vez más, la evidencia preliminar es positiva. Según una encuesta de eHealth realizada en febrero de 2019 entre las personas inscritas en planes a corto plazo, el 61 por ciento dijo que la principal razón por la que eligieron estos planes era la asequibilidad de las primas. Un total del 80 por ciento dijo que valoran las primas asequibles por encima de los beneficios integrales, mientras que sólo el 20 por ciento favorece los beneficios integrales por encima de las primas asequibles. Finalmente, el 43 por ciento dijo que sin estos planes, no tendrían seguro.

El presidente sabe que la reforma integral del sistema de salud es una tarea legislativa grande, compleja y exigente. Sus modestas iniciativas administrativas ofrecen alternativas limitadas de cobertura de salud. En total, los estadounidenses cosecharán beneficios por un total de 453.000 millones de dólares de estos cambios en los próximos 10 años, según el Consejo de Asesores Económicos del presidente.

El presidente Donald Trump está ofreciendo alternativas de seguro médico sólo a los estadounidenses que lo deseen o necesiten. Por el contrario, los liberales en el Congreso tienen un mensaje claro para usted: Usted no tendrá, ni ahora ni nunca, ninguna alternativa a su seguro médico controlado por Washington. Punto.   

Este artículo ha sido actualizado para aclarar que el Líder de la Mayoría Steny Hoyer, D-Md., no es el principal patrocinador de la resolución de la Cámara.

Robert Moffit a través de The Daily Signal

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Video Destacados