NUEVA YORK (AP) — El juicio en Estados Unidos a Joaquín “El Chapo” Guzmán ha puesto al desnudo un cuadro de desenfreno y excesos durante su ascenso hasta convertirse en el máximo capo del narcotráfico mexicano que supera cualquier guión cinematográfico.

Desde que comenzó el juicio el 13 de noviembre, los testigos han descrito cómo Guzmán hizo cavar túneles bajo la frontera y utilizar latas de chiles jalapeños para introducir toneladas de cocaína en Estados Unidos en los años 90 y 00.

El cartel de Sinaloa, al que algunos de sus miembros llaman “La Federación”, ganaba cientos de millones de dólares, principalmente en moneda estadounidense, y a veces el volumen de billetes era tan grande que la pandilla debía ocultarlo en sus guaridas hasta decidir qué hacer con él. Guzmán tenía un zoológico privado, una pistola incrustada con diamantes y también usaba parte del dinero para pagar a policías y políticos.

Esto dice un elenco de personajes que han declarado desde el estrado, desde ex miembros del cartel hasta un capo del narco colombiano que alteró su rostro con cirugía plástica en un intento fallido para que no lo reconocieran.

Un vistazo a puntos destacados de las declaraciones en el juicio, que se prevé finalizará a principios del año próximo:

ARCHIVO - La imagen tomada de un video del 12 de diciembre de 2016 provista por la Procuraduría General de la República de México muestra un túnel que iba desde una zona de depósitos en Tijuana hacia California.
ARCHIVO – La imagen tomada de un video del 12 de diciembre de 2016 provista por la Procuraduría General de la República de México muestra un túnel que iba desde una zona de depósitos en Tijuana hacia California.
(PGR, México, via AP)

Toneladas de contrabando

El cartel de Sinaloa desarrolló muchos métodos ingeniosos para el contrabando de drogas, pero quizás ninguno superó al de los jalapeños enlatados La Comadre.

El ex miembro del cartel Miguel Ángel Martínez declaró en la corte federal en Brooklyn que supervisaba un depósito en la Ciudad de México donde los trabajadores ocultaban la droga en las latas para que los camiones la transportaran al otro lado de la frontera.

Los camiones transportaban 3.000 latas por vez hasta Los Ángeles, aseguró. Unas 25 a 30 toneladas de cocaína, por valor de 400 a 500 millones de dólares, cruzaban la frontera cada año.

Los trabajadores que enlataban la coca “se intoxicaban porque cuando uno presionaba los kilos, soltaban cocaína al aire”.

La recaudación iba a Tijuana, a donde Guzmán enviaba sus tres jets privados a recogerla, dijo Martínez. Cada avión transportaba en promedio 10 millones de dólares.

Ese dinero sería para financiar lujos como una casa de playa en Acapulco con un zoológico privado y un viaje a Suiza donde Guzmán recibía tratamiento “contra el envejecimiento”.

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.