El miércoles se publicó una investigación emprendida por la fiscal general de Illinois, Estados Unidos, Lisa Madigan, sobre abuso sexual infantil por parte de al menos otros 500 clérigos y miembros del clero de este estado. La diócesis local no ha difundido sus nombres.

De acuerdo a información consignada en el documento preliminar, seis arquidiócesis han hecho un trabajo inadecuado al investigar las denuncias y, en otros casos, no las examinaron ni dieron parte a la agencia gubernamental para el bienestar infantil del estado de Nueva York.

A pesar de que la diócesis reveló 45 nombres más de quienes enfrentan acusaciones creíbles, el número total dado a conocer es de apenas 185, lo que suscita dudas sobre la manera como la Iglesia enfrenta esta crisis, dijo la oficina de Madigan.

La fiscal general de Illinois, Lisa Madigan, durante una conferencia de prensa en Chicago. (Ashlee Rezin/Chicago Sun-Times vía AP, Archivo)
La fiscal general de Illinois, Lisa Madigan, durante una conferencia de prensa en Chicago. (Ashlee Rezin/Chicago Sun-Times vía AP, Archivo)

“Al optar por no investigar a fondo las denuncias, la Iglesia católica fracasó en su obligación moral de brindar a las víctimas, feligreses y al público una explicación completa y precisa de todos los delitos sexuales de sacerdotes en Illinois”, advirtió la fiscal en un comunicado.

“El no investigar también significa que la Iglesia católica nunca hizo el intento de determinar si la conducta de los sacerdotes acusados fue ignorada o encubierta por superiores”, agregó la funcionaria de la fiscalía.

El informe afirma que la lista de sacerdotes denunciados es mucho mayor a la hecha pública, sin embargo, no incluye algunos detalles cruciales, como la fecha de las denuncias. Tampoco acusa a las diócesis de mantener en el hermetismo los nombres de los clérigos sobre los que pesan acusaciones “creíbles”.

Las acusaciones se remontan a décadas y abarcan a algunos sacerdotes ya fallecidos, indicó una portavoz de Madigan.

Estas nuevas revelaciones suponen un nuevo golpe a la credibilidad de la Iglesia, que se ha visto en aprietos para contener el escándalo frente a las crecientes acusaciones de negligencia.

En agosto pasado, un jurado investigador de Pensilvania señaló en un informe que cientos de sacerdotes abusaron de al menos 1.000 niños en poco más de siete décadas en el estado.

Con información de AP

Ir a la Portada BLes.com