El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, anunció ante una multitud en el este de Caracas que ya habría fecha para la entrada de la ayuda humanitaria al país: el sábado 23 de febrero.

Si bien no ofreció detalles de cómo entraría, Guaidó indicó que, de ser necesario, irán en caravanas y en movilizaciones. Igualmente detalló que este sábado se realizarán jornadas de voluntariados para definir el proceso de ingreso de la ayuda que se encuentra en la ciudad fronteriza de Cúcuta.

Guaidó, quien se declaró presidente encargado de Venezuela en enero y ha sido reconocido por docenas de países, también reveló que ya tendría la locación del segundo centro de acopio, en Roraima, Brasil.

Estudiantes, obreros y otros sectores del país salieron este martes a las calles de Venezuela para exigir al presidente en disputa Nicolás Maduro que permita la entrada de la ayuda humanitaria retenida por orden suya, lo que podría subir la tensión en la polarizada nación inmersa en una severa crisis.

También en la mañana del martes se concentraron empleados y funcionarios estatales, así como seguidores de Maduro para respaldarlo y criticar las acciones del gobierno interino que lidera el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

Ambas protestas se producen cuando la nación sudamericana celebra el Día del Estudiante.

El propio Guaidó coordinó la ayuda que incluye grandes cantidades de alimentos y medicamentos. El lunes anunció que había entregado en Caracas el primer cargamento de insumos de la ayuda humanitaria donada por EE.UU. a la organización religiosa sin fines de lucro “Asociación de Centros de Salud” (AVESSOC).

También asisten representantes de partidos políticos, organizaciones no gubernamentales y movimientos sociales.

El diputado opositor Tomás Guanipa estuvo entre los manifestantes: “Queremos recordar a todos los que han caído producto de la lucha por la libertad, a todos aquellos que han perdido la vida por la represión de este gobierno y queremos además apoyar la ayuda humanitaria (…) que le hace falta a los enfermos para poder curarse en un país donde ya no hay medicinas”, dijo.

“Hoy volvemos a la calle porque la calle le pertenece al pueblo de Venezuela”, agregó Guanipa.

Concentración socialista

Maduro y sus seguidores niegan que exista una crisis humanitaria y han llamado a la ayuda una forma de “limosna” para justificar -según sostienen- una eventual intervención militar extranjera.

Empleados, funcionarios estatales y seguidores de Maduro se concentraron el martes para marchar en apoyo al Partido Socialista Unido de Venezuela. El coordinador nacional de la Juventud, Pedro Infante, ratificó que también marchaban para incorporar a los jóvenes a la recolección de firmas que se realiza en contra de lo que consideran como el “intervencionismo del gobierno de la Casa Blanca”.

A través de VOA.

Ir a la portada de BLes.com.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!