Una secuela de la crisis que sufren los habitantes de Venezuela es la desintegración de muchas de las familias cuyos padres se han visto obligados a emigrar, en busca de recursos para mantener a sus hijos desde el país en el que encuentren trabajo.

Tanto los hijos que se quedan en el país al cuidado de parientes o amigos como los padres que emigran sufren por la dramática situación.

Según el Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap), más de 800 mil niños han visto partir al menos a uno de sus padres y ahora están cargo de un tercero, reseña Infobae.

[Entregan un ataúd con el cuerpo de su bebé, pero al abrirlo solo encontró basura]

Familias desintegradas, otro dramático aspecto de la crisis en Venezuela
Muchos niños han visto partir al menos a uno de sus padres.

Un caso representativo es el de Daniel Carmona quien llora al contar sobre su hija de 9 años a quien tuvo que dejar para cruzar la frontera en busca de mejores perspectivas de vida para todos.

“Lo que me decía es ‘no me olvides papá’, que no la fuera a olvidar, que estuviera pendiente, que la llamara. Le dije ‘no te preocupes que yo lo voy a hacer’”, relató entre lágrimas, agravadas por el hecho de que ya hacía tres días que no oía la voz de la pequeña, de acuerdo con Noticias Caracol.

Una situación similar vivía Keila Colmenares: “Soy madre y padre de mis dos hijos. Me parte el alma dejarlos e ir a un país en donde nadie me espera, que no conozco. A tratar de ayudarlos desde allá, o si Dios me lo permite mandarlos a buscar”, dijo la apesadumbrada madre, según el mismo medio.

[Golpeó puertas gritando ‘ayúdame’ antes de morir apuñalado a manos de otros jóvenes]

“Llamé a mi hija y le dije, ‘no mira mami, me voy’. Cuando me dijo ‘no me vayas a olvidar’, yo ya lloraba”, contó por su parte y con nostalgia Daniel Sosa, otro venezolano que se embarcó en la odisea, según Noticias Caracol.

El deterioro extremo que se experimenta en el país a cargo del régimen dictatorial de Nicolás Maduro es la principal causa de que su gente emigre.

A su vez las Naciones Unidas calculan en 4 millones la cantidad de venezolanos que se han visto obligados a huir de su país.

Con ellos han llevado al menos a 400.000 niños y niñas a diversos países de la región empujados por la crisis humanitaria que vive su país, aseguró el 29 de abril a Efe la directora regional de Unicef para América Latina y el Caribe, María Cristina Perceval.

Por otro lado, muchos de los menores de edad se van de casa y dejan la escuela para hacerse cargo de sí mismos y en algunos casos de sus hermanos.

Familias desintegradas, otro dramático aspecto de la crisis en Venezuela
Los menores dejan sus hogares para velar por sí mismos.

Una familia venezolana requiere 40 salarios mínimos mensuales para pagar la canasta básica de bienes, que se incrementó un 122% de octubre a noviembre, lo que explica que para el 94% de la población los ingresos no le alcancen para comer, según la Encuesta sobre Condiciones de Vida de Venezuela, Encovi, citada por El País.

Así las cosas, estas separaciones familiares forzadas añaden dolor a quienes las padecen y podrían significar una seria amenaza al desarrollo de los integrantes de las nuevas generaciones, víctimas de un régimen considerado ilegítimo que sume al país en una crisis para la cual no se evidencia un final.

José Ignacio Hermosa – BLes

Le puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más? 

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__