Un tribunal de Panamá declaró este viernes (09.08.2019) “no culpable” al expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) de todos los cargos de espionaje político y malversación de fondos públicos de los que fue acusado por la Fiscalía, que pidió 21 años de cárcel como castigo, y ordenó su libertad inmediata.

Se “declara no culpable al señor Ricardo Martinelli Berrocal”, por lo que “se levantan las medidas cautelares que pesan en su contra”, anunció Raúl Vergara, uno de los tres jueces del Tribunal de Juicio Oral.

Martinelli: “Conspiración criminal”

“Gracias a mis abogados, gracias a la justicia panameña, esto fue una conspiración criminal (del expresidente) Juan Carlos Varela”, dijo entre periodistas y simpatizantes Martinelli, quien gobernó entre 2009 y 2014 y cumplía prisión preventiva domiciliaria.

[Nicolás Maduro y Diosdado Cabello decididos a eliminar a Juan Guaidó]

Tras la lectura del veredicto, gritos de júbilo se produjeron en la sala por simpatizantes de Martinelli, quienes también increparon a los fiscales y a los abogados querellantes. “Ricardo amigo, el pueblo está contigo”, gritó otro grupo de ciudadanos a la salida del exgobernante de la sede judicial. Por motivos de seguridad algunas víctimas del presunto espionaje tuvieron que ser sacadas por una puerta trasera. En medio de los incidentes una puerta de cristal quedó rota.

Tras leer un fallo durante más de una hora, los magistrados del tribunal señalaron que la acusación de la Fiscalía se hizo “con hechos imprecisos y mal estructurados”. “El Ministerio Público no logró acreditar su teoría del caso y afloran dudas razonables”, dijo el tribunal, e indicó que “se vulneraron los principios fundamentales del debido proceso”. El tribunal reconoció que existen “indicios” de que hubo “actividades al margen de la ley” en el Consejo Nacional de Seguridad, “sin embrago, emergen dudas que no fueron solventadas por las pruebas”.

Supuesta interceptación de las telecomunicaciones de opositores

Martinelli, un carismático político fundador del partido Cambio Democrático (CD), uno de los más importantes del país, ha sido el primer expresidente de la joven democracia de Panamá que se ha sentado en el banquillo de los acusados. Se le acusó de cuatro delitos que suman 21 años de prisión por la supuesta interceptación de las telecomunicaciones a decenas de opositores, empresarios, periodistas y activistas sociales.

[Autoridades migratorias estadounidenses revelan detalles de la masiva redada que se llevó a cabo en Misisipi ]

Con el argumento de la persecución política, Martinelli se fue de Panamá en enero de 2015 y regresó extraditado por EE. UU. el 11 de junio de 2018, tras pasar un año preso en una cárcel federal mientras batallaba contra su entrega a la Justicia panameña por el caso de las escuchas.

Al llegar a Panamá fue recluido en una prisión de mínima seguridad situada en las afueras de la capital panameña, pero el pasado junio le fue impuesto el arresto domiciliario porque la ley de ese país prohíbe que los procesados permanezcan más de un año encarcelados preventivamente.

Fuente: DW

Le puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Categorías: América