El hombre más escurridizo del chavismo, Hugo “El Pollo” Carvajal, se escapó de la justicia española en sus narices y demostró sus cualidades como jefe de Inteligencia y Contrainteligencia. La policía y la Audiencia Nacional de España guardan silencio ante una desaparición de película. ¿Dónde está Carvajal? Lo busca España. Lo busca Estados Unidos. Y también lo busca el régimen de Nicolás Maduro.

“La fuga de Carvajal es una gran vergüenza para el gobierno de España”, afirmó Elliot Abrams, el representante de Estados Unidos para los asuntos de Venezuela, en un evento en Washington.

El diplomático estadounidense también indicó que su fuga “es realmente una situación vergonzosa, por supuesto”, y agregó que “esperamos que la policía española lo rastree, lo arreste y luego lo extradite a Estados Unidos”.

Cuando fue detenido en España, Hugo “El Pollo” Carvajal, exjefe de inteligencia y contrainteligencia militar de Hugo Chávez, contaba con el pasaporte en el que figuraba como José Mourinho, el mismo nombre del entrenador más controvertido que ha tenido el Real Madrid.

Pudo haber elegido un José Pérez o un Juan González, pero el hombre de las mil caras eligió una identidad que podía levantar la curiosidad de cualquier policía o funcionario de migración. Parece una provocación. Estoy tan seguro de lo que hago que puedo llamarme José Mourinho, Pep Guardiola o Mickey Mouse.

El viernes pasado, Carvajal, el pollo con las alas más largas del chavismo, desapareció y todavía no se sabe con qué nacionalidad ni bajo qué nombre. El exjefe de inteligencia de Hugo Chávez se esfumó cuando una filtración periodística se hacía eco de que el pleno de la Audiencia Nacional de España rectificó y aceptó extraditarlo a Estados Unidos por delitos de narcotráfico.

La Policía Nacional tenía orden de detención, pero la noche del viernes, su hijo, Hugo, declaraba al diario ALnavío que la Policía no se había presentado en el domicilio, que su padre se encontraba tranquilo en casa y que se entregaría en las próximas horas.

Pero Carvajal tenía otros planes. En Twitter, aseguraba que se encontraba tranquilo. “Sigo en libertad y me encuentro en España”, publicó “El Pollo” el fin de semana pasado. Tal vez, ya se encontraba fuera del país. Todo era para distraer.

El viernes, cuando se produjo la decisión de la justicia de enviar a Carvajal a Estados Unidos, la policía comenzó a buscarlo, según ha publicado el diario El País. Pero ese mismo día, la Policía Nacional ni confirmaba ni desmentía el inicio de la orden de captura. Al menos no se la confirmaron al diario ALnavío.

Cuatro días después, el cuerpo policial reconoció, por primera vez, que estaba buscando a “El Pollo” Carvajal, pero que no había podido capturarlo.

Hasta este martes, la Audiencia Nacional no había redactado, firmado y sellado la decisión judicial que avala su extradición a Estados Unidos. “No nos han informado nada y por eso no podemos ejercer ningún tipo de acción en su defensa. No sé dónde se encuentra. Yo no he hablado con él. Normalmente no hablo con él, sino con su familia”, explicó este martes uno de sus abogados al diario ALnavío.

Fuente: Miami Diario.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.