Hay un antiguo dicho chino que establece que ciertos eventos predestinados importantes solo pueden ocurrir cuando hay 3 condiciones presentes: el momento preciso, o un tiempo favorable considerado por los dioses; el lugar preciso, o lugares y condiciones geográficas superiores; la gente precisa y el apoyo y unidad de las personas. Cualquier resultado forzado sin estas tres condiciones tarde o temprano fracasará.

Si el presidente Trump hubiera decidido postularse para presidente en 2012, es posible que no hubiera ganado. En ese momento, una gran mayoría del pueblo estadounidense aún no estaba completamente consciente de lo que sucedía con Obama ni de lo que ocurrió con los expresidentes. Había sospechas, conjeturas, pero la mayoría no conocía la verdad de lo que estaba ocurriendo ni cuál era su plan.

Teniendo en cuenta las tres condiciones, obviamente en 2012 el pueblo no estaba preparado para elegir correctamente. Así que Obama fue elegido para su segundo mandato. Esos cuatro años le dieron al pueblo el tiempo para entender lo que estaba pasando y ver la verdad detrás del Partido Demócrata y realmente despertar. Un tiempo favorable también hacer referencia a cuando la gente es consciente y sabe cómo distinguir lo correcto de lo incorrecto.

[EL PRESIDENTE TRUMP ESTÁ AYUDANDO A QUIENES DESESPERADAMENTE NECESITAN AYUDA]

Sin embargo, incluso cuando las tres condiciones estaban presentes, el resultado de la tercera condición sigue siendo desconocido. No puede predecirse ni arreglarse. ¿Por qué?

Esto se debe a que los humanos poseen la voluntad. La historia estaba regulada para el mundo humano y el destino de cada persona estaba fijado, sin embargo, a través de las buenas y malas acciones, este destino puede ser cambiado. Aunque si la persona adecuada está allí, se desconoce si él o ella y sus ayudantes podrán unir a la gente bajo las dos primeras condiciones. A menudo sucede en la historia cuando alguien que se suponía que debía hacer algo no lo hace, y alguien que no estaba inicialmente destinado a hacer algo, lo hace. 

Así que nuestra voluntad puede cambiar nuestros destinos, incluso si los Dioses no cambian su plan, son las personas las que cambian los planes de Dios al elegir, y al final, se trata de elegir lo correcto o lo incorrecto.  

No mucha gente se da cuenta de lo importante que somos; decidimos el resultado de cada evento planificado de antemano. Por lo tanto, si no escogemos correctamente, el plan virtuoso se verá obstaculizado, y el plan malvado seguirá su curso, ya que el otro lado también necesita las tres condiciones para llevar a cabo sus objetivos. Y ambas partes tienen que buscar a la persona adecuada para que aparezca en el momento adecuado y obtener unidad y apoyo. Así que la tercera condición es la más importante, ya que aunque la mano divina disponga las dos primeras condiciones, cuando la persona correcta no puede hacer lo correcto y no cuenta con el apoyo de la gente, entonces el plan no se completará.

Las profecías hablan de lo que debería suceder y pueden incluso señalar a las personas correctas, pero no pueden ver las mentes de estas personas, no pueden ver si serán capaces de llevar a cabo el plan acordado. No pueden prever la reacción de la gente frente a factores repentinos o nuevos, que pueden cambiar cualquier plan.

Los buenos y los malos luchan por ganar fuerza, por ponerlo de una manera terrenal, se trata de ganar votos. Con la implementación de la “democracia”, los votos son una forma moderna de postular las opciones de la mayoría del pueblo. Así, cuando la moralidad todavía era fuerte y la gente creía en lo divino, el otro lado comenzó a cambiar las mentes de las personas de manera silenciosa y sutil. En Occidente, los entretenimientos, la educación, la televisión, la tecnología, la ciencia, las redes sociales, la moda, los medios de comunicación, etc., estaban llenos personas capacitadas para moldear o corromper la mente de las personas y su comprensión de los valores. En Oriente, en el país más importante, China, donde las tradiciones y las creencias estaban más firmemente arraigadas en la mente del pueblo, hubo que utilizar una forma más violenta; se impuso el comunismo para moldear las mentes de las personas. De esa manera, el pueblo se ve imposibilitado para elegir la rectitud o la moralidad.

[TRUMP ESTARÍA CERCA DE CUMPLIR LAS PROMESAS DE ACABAR CON LAS GUERRAS, OPINA EXCONGRESISTA]

El presidente Trump se postuló para presidente en 2016, porque las dos primeras condiciones estaban presentes, y era urgente, ya que el tiempo es limitado cuando se trata de corregir lo que está mal. Estados Unidos estaba siendo encaminado hacia el socialismo, otra forma de decir comunismo. En el discurso sobre el Estado de la Unión de este año, el presidente Trump declaró enfáticamente: “Aquí, en Estados Unidos, estamos alarmados por los nuevos llamados a adoptar el socialismo en nuestro país. Estados Unidos se fundó sobre la base de la libertad y la independencia, no sobre la coerción, la dominación y el control del gobierno. Nacemos libres, y nos mantendremos libres”. “Esta noche, renovamos nuestra determinación de que Estados Unidos nunca será un país socialista”.

¿Por qué el comunismo es malo? Porque aboga por el rechazo de la moral humana tradicional y sofoca la libertad de la mente. Proclama el ateísmo, aprisionando así a los humanos en su condición de seres humanos.  Nacemos, vivimos, envejecemos, enfermamos y morimos; no hay otro futuro. 

Imaginemos a los delfines cuya inteligencia se cree que en ciertos aspectos es mayor o al menos igual a la de los humanos, pero que están confinados en una piscina un poco más grande que su tamaño. Su vida consiste en nadar o simplemente moverse hacia adelante y hacia atrás, hacia atrás y hacia adelante esperando la siguiente comida, que depende de su obediencia y comportamiento. Los que conocían el mundo al que pertenecían antes de su captura se ven obligados a aceptar estas condiciones, de lo contrario no habría comida. Aquellos que nacen en la piscina nunca sabrán que pertenecen a los vastos e interminables océanos. Se les hace creer que la piscina es su mundo, y que nunca conocerán ni regresarán a su hábitat. Es una crueldad horrible.

Bajo el comunismo, los humanos están confinados en la Tierra, esperando la muerte mientras obedecen a la decisiones de los gobernantes. La igualdad es una mentira malvada; nunca podría haber igualdad, porque los que hacen las reglas tienen pleno poder, ya que racionan los alimentos, las necesidades materiales, las medicinas, la educación, el derecho a nacer o no, es decir, todos los aspectos de la vida. Para poder hacer esto, necesitan su ejército, necesitan tener control de todo.  Los humanos serán para siempre humanos bajo esta regla despótica y nunca podrán regresar o recuperar su esencia espiritual porque nunca recordarán o sabrán que hay algo más allá de la piscina. Por eso el comunismo es demoníaco, corta el hilo del pueblo a su pasado divino y retiene a los humanos y a sus mentes en un estanque a merced de los gobernantes. Lo hemos visto en todos los países comunistas; las vidas humanas no se atesoran y ciertamente no hay igualdad.

Hoy en día mucha gente puede sentir que la humanidad, que la sociedad humana ha caído tan profundamente que el siguiente paso parece ser la destrucción. Una manzana podrida puede afectar a todo el cajón, por lo que eliminando las manzanas podridas se pueden salvar las buenas.

Cuando la gente cambie de mal a peor, las profecías sobre la destrucción final se harán realidad. Sin embargo, si las personas abrazan los valores y la moral, cambian su manera de pensar y nutren la bondad en sus corazones, el curso de cualquier evento también puede cambiar. ¿Cómo puede haber destrucción si la gente elige la justicia y la moralidad? La historia tomará un camino diferente cuando la gente cambie.  

El año 2020 es un tiempo favorable para los Estados Unidos, siendo el país más importante y más grande con una constitución que le dio importancia a la fe, la tradición y la moral. ¿Y la gente? Esta tercera condición es la que define el resultado.  Los estadounidenses se pondrán de pie y votarán para demostrar que quieren el cambio.

Ha llegado el momento adecuado, y están apareciendo los lugares adecuados con las personas adecuadas en el escenario mundial.  El cambio no se trata solo de los Estados Unidos, sino de todo el mundo. El presidente Trump está sumando amigos. Los grandes jugadores como Vladimir Putin y Xi Jinping tienen su papel. Todavía queda ver si Xi completará la misión para la que fue elegido. Los tres se ayudan mutuamente, y estos tres países son los más importantes del mundo.

En 2020, la elección del Presidente será una declaración de lo que el pueblo estadounidense quiere, dándole al Presidente Trump otros 4 años para terminar lo que tanto se esfuerza por completar. La unidad y el apoyo de la gente es la condición para que el tiempo y el lugar funcionen.

Por Liwei Fu para BLes.com.

Sigue leyendo:

El Presidente Trump está ayudando a quienes desesperadamente necesitan ayuda.

Donald Trump es el presidente que más combate la trata de personas, afirma un reconocido activista contra la explotación sexual.

San Francisco propone ‘maquillar’ los términos ‘delincuentes’ y ‘convictos’ en medio de una grave crisis de criminalidad.

Te puede interesar: Clinton-China: La verdadera colusión (Parte 1)

videoinfo__video2.bles.com||732de8603__