Redacción BLes – Luego de que agentes de inmigración y aduanas de los Estados Unidos procedieran a arrestar el miércoles a 680 inmigrantes indocumentados en plantas procesadoras de alimento en Misisipi y al siguiente día se diera la liberación de decenas de ellos, las autoridades revelaron los detalles de la operación que hasta ahora se conoce como la mayor redada de los últimos 10 años en suelo estadounidense.

De acuerdo con La Voz de América (VOA), cada uno de las personas liberadas por las autoridades del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) fueron notificadas de que próximamente deberán comparecer ante los jueces de inmigración.

Mientras tanto, otros inmigrantes ilegales fueron trasladados a centros de detención en los estados de Louisiana y Misisipi. De los 680 inmigrantes detenidos, la mayoría eran procedentes de Latinoamérica, según reveló VOA.

[Caso Epstein: ‘Titanes’ de Wall Street mantuvieron relaciones con el pedófilo aún después de ser condenado]

En declaraciones a los medios, funcionarios de Investigaciones de Seguridad Nacional del ICE para el Distrito Sur de Misisipi, señalaron que la operación en la que dieron captura a las 680 personas había sido planificada durante un año.

Según informó VOA, además esta solo se habría ejecutado una vez que fue emitido un acuerdo por un juez para que los agentes que resguardan el orden en las fronteras tuvieran una “causa justificada” para aprobar las órdenes de allanamiento y llevarlas a cabo.

Así mismo, los funcionarios de inmigración y control de aduanas indicaron que nadie había sido procesado de acuerdo con los nuevos parámetros de expulsión que fueron emitidos por el ICE en el mes de julio, esto debido a que los agentes aún se encuentran en capacitación.

Las nuevas pautas de expulsión inmediata o acelerada disponen que quienes sean encontrados indocumentados en cualquier parte de Estados Unidos podrán ser repatriados a sus países sin tener que someterse a un proceso legal ante las cortes de inmigración; siempre y cuando no puedan sustentar que han estado en suelo estadounidense por lo menos desde hace un año.

Según indicó VOA, las autoridades federales señalaron que quienes fueron detenidos el día miércoles fueron consultados sobre si tenían a sus hijos en escuelas o guarderías que tuviesen que ser recogidos, en ese sentido a los detenidos se les suministró un teléfono celular para que llamaran y se contactaran con ellos y se concretaran los arreglos necesarios.

La agencia de noticias además informó que a muchos de los inmigrantes que fueron inicialmente llevados a una base militar para su procesamiento, les fueron colocados monitores electrónicos que se instalan en el tobillo mientras esperaban citas en una corte.

[“El presidente Trump no es racista”, asegura la sobrina de Martin Luther King]

Por otra parte, un número estimado de 600 agentes del ICE estuvieron involucrados en la operación en la que se allanaron plantas de procesamiento de pollo, las cuales eran propiedad de cinco compañías diferentes ubicadas en distintas áreas de Misisipi como Bay Springs, Canton, Carthage, Pelahatchie y Sebastopol, según informó VOA.

Hasta el momento ninguna de las compañías se ha pronunciado frente al hecho.

De acuerdo con VOA, el fiscal Mike Horst dijo a los reporteros que quienes querían ingresar a los Estados Unidos debían tener presente las leyes que indican que dicho proceso se hace de manera legal. Expresó que de lo contrario “no deberían de venir aquí en lo absoluto”.

El fiscal además mandó un fuerte mensaje a aquellas compañías que están implicadas en la contratación de inmigrantes indocumentados a sabiendas de la ley sólo para “obtener una ventaja competitiva o ganar dinero rápidamente”.

También te puede interesar: Impactante informe sobre el macabro turismo de trasplantes en China.

videoinfo__video2.bles.com||e7ab1c649__