Estados Unidos acusó este jueves a dos ciudadanos chinos que actuaban bajo la dirección de la principal agencia de espionaje de su país por lanzar una presunta campaña para robar datos a empresas proveedoras de servicios tecnológicos de casi una docena de países.

Ambos están acusados de penetrar en redes informáticas de una amplia gama de industrias, entre ellas la aviación, el espacio y la tecnología farmacéutica.

Zhu Hua y Zhang Shillong, los presuntos hackers, robaron “cientos de gigabytes” de datos al penetrar en las computadoras de más de 45 entidades en 12 estados.

No están presos y Estados Unidos no tiene tratado de extradición con China. Funcionarios policiales dijeron que eran parte de una tendencia de ciberpiratas patrocinados por el estado para penetrar en redes estadounidenses con el fin de robar secretos comerciales, así como información confidencial valiosa.

Al informar sobre el caso Chris Wray, director del FBI, señaló que “los actores chinos patrocinados por el estado son los autores más activos de espionaje económico”.

El subsecretario de Justicia estadounidense Rod Rosenstein acompañado por el director del FBI Christopher Wray habla en conferencia de prensa en el Departamento de Justicia, Washington, jueves 20 de diciembre de 2018.  (AP Foto/Manuel Balce Ceneta)
El subsecretario de Justicia estadounidense Rod Rosenstein acompañado por el director del FBI Christopher Wray habla en conferencia de prensa en el Departamento de Justicia, Washington, jueves 20 de diciembre de 2018. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta)

“Si bien aceptamos de buen grado la competencia justa, no podemos tolerar ni toleraremos la ciberpiratería, el robo o la trampa”, señaló Wray.

China se dedica a robar secretos empresarios y propiedad intelectual a empresas estadounidenses para dañar la economía del país e impulsar su propio desarrollo, declararon la semana pasada, funcionarios de Justicia, el FBI y Seguridad Nacional ante la Comisión Judicial del Senado.

El director adjunto de la división de contra inteligencia del FBI, Bill Priestap, afirmó que el espionaje chino se ha vuelto “la amenaza de contrainteligencia más grave que enfrenta hoy nuestro país”.

Durante los últimos meses, el Departamento de Justicia ha presentado demandas contra varios agentes de inteligencia y hackers chinos.

En octubre, un caso relacionado con un agente del ministerio de Seguridad Estatal chino fue extraditado a Estados Unidos para ser juzgado, la primera vez que eso sucede.

Con información AP

Ir a la Portada BLes.com