La Casa Blanca podría detener una cuarta parte de las operaciones del gobierno estadounidense tras insistir en la solicitud de aprobar una partida de 5 mil millones de dólares para construir un muro fronterizo con México para detener la inmigración ilegal.

Hasta el próximo mes de septiembre fue aprobado el gasto para las tres cuartas partes del gobierno, pero los proyectos de ley restantes incluyen los fondos del 2019 para el Departamento de Seguridad Nacional y el posible dinero para el muro, una de las promesas de campaña de Trump en 2016.

Una eventual falta de financiamiento pondría en juego las operaciones del Departamento de Estado y los departamentos de Justicia e Interior, también el área de Seguridad Nacional.

Los demócratas se oponen firmemente a la entrega inicial de cinco mil millones de dólares que Trump quiere para el muro de 20.000 millones dejando su destino en duda.

La oposición ha ofrecido un máximo de 1.600 millones de dólares para mejorar la seguridad fronteriza, no específicamente para el muro.

La semana pasada, Trump advirtió que cerraría el gobierno si no se incluye dinero para el muro.

Pero para evitar un cierre el viernes, también se podría llegar a un acuerdo sobre algún tipo de plan de gasto provisional para llevar a cabo todas las operaciones del gobierno hasta finales de este año y comienzos de 2019.

En Twitter el presidente Trump señaló este lunes que la construcción del muro sería positivo para las finanzas. “¡Es tiempo de que ahorremos miles de millones de dólares por año y tengamos, al mismo tiempo, mucho más seguridad y control!”.

Con información de Voz de América

Ir a la portada de BLes