Judicial Watch reveló el 8 de abril nueva información, obtenida del FBI, sobre los encubrimientos que diversas entidades hicieron de los correos que Hillary Clinton envió ilegalmente desde servidores privados, mientras cumplía funciones como Secretaria de Estado de los Estados Unidos.

La entidad acusa a la exsecretaria de seguir este procedimiento para eludir el dar cuenta sobre los mensajes y sus posibles implicaciones, a lo cual estaba obligada como funcionaria oficial que era.

Revelan nuevos detalles del escándalo de los correos de Hillary Clinton
Tom Fitton, presidente de Judicial Watch.

Los funcionarios públicos en Estados Unidos deben utilizar los servidores oficiales para el envío de información relacionada con sus funciones gubernamentales, de modo de esta puedan ofrecidas a los ciudadanos interesados en ella mediante la Ley por la Libertad de la Información, (FOIA por la sigla en inglés).

En caso de que la información requiera de tratamiento especial o sea altamente sensible para la seguridad nacional puede ser clasificada como tal y vedada al conocimiento público.

Evidencias de “encubrimiento”

Siguiendo con sus labores investigativas, Judicial Watch obtuvo del FBI más de 400 documentos con detalles del encubrimiento que efectuó Platte River Networks, uno de los proveedores que manejaba el sistema de correo electrónico privado de Clinton.

La empresa permitió el acceso de una tercera persona a los correos acumulados enviados y recibidos por la alta funcionaria.

“Le dio a alguien acceso a un buzón de archivo de HRC [Hillary Clinton] en vivo en algún momento”, según notas del FBI, en la cuales también se encuentra un correo del 11 de diciembre de 2014 que dice “Hillary encubre la operación de limpieza del archivo de tickets de trabajo”.

Otro de lo correos en parte dice: “Todo esto es parte de la operación de encubrimiento de Hillary <sonrisa> Tendré que contártelo en la fiesta”.

Asimismo, Charles McCullough, el Inspector General de la Comunidad de Inteligencia (ICIG, por sus siglas en inglés), expresó “preocupaciones” sobre la información clasificada hallada en los correos electrónicos de la ex Secretaria de Estado.

En cuanto a la exposición de correos clasificados manejados desde un servidor personal la División de Contrainteligencia del FBI señaló que el ICIG había encontrado que en una muestra de sólo 40 de los 30.000 correos electrónicos de Hillary, se habían encontrado cuatro correos clasificados.

Igualmente, Tom Fitton, presidente de Judicial Watch halló que tanto el FBI como el Departamento de Justicia estaban involucrados.

“Judicial Watch descubrió nuevos registros de ‘encubrimiento’ en el sistema de correo electrónico ilícito de Clinton que demuestran aún más la naturaleza falsa de la ‘investigación’ del FBI/DOJ [Departamento de Justicia de Estados Unidos], sobre ella”, dijo Fitton.

“Estos nuevos e impactantes documentos muestran que varias agencias de Obama estaban protegiendo a Hillary Clinton de las consecuencias de su mala conducta. Ya es hora de que el Departamento de Justicia deje de escudar a Hillary Clinton y la haga plenamente responsable ante el estado de derecho”, añadió el presidente de la entidad de investigación.

Por otro lado, Judicial Watch obtuvo el Acuerdo de Confidencialidad de información clasificada de 2009 firmado por Clinton, que certifica que ella conocía y aceptaba las disposiciones legales con respecto a la información clasificada.

El Acuerdo de Confidencialidad prohíbe confirmar o repetir información clasificada a individuos no autorizados, incluso si esa información ya está filtrada.

Un dictamen judicial

El juez Royce Lamberth del Tribunal de Distrito de Estados Unidos declaró como “uno de los delitos más graves contra la transparencia del gobierno” el uso, por parte de Hillary Clinton, de un servidor privado para enviar mensajes mientras era Secretaria de Estado del país.

Así el juez ordenó el 6 de diciembre a los departamentos de Estado y de Justicia que trabajen con Judicial Watch en un plan para determinar si Clinton utilizó el servidor para eludir los requisitos de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés), divulgó The Hill.

Asimismo, el presidente Donald Trump y los miembros de su Partido Republicano criticaron los procedimientos de Hillary Clinton por arriesgar la información clasificada del gobierno.

Clinton borró 30.000 correos del servidor, enviados mientras era Secretaria de Estado, diciendo que eran personales.

Judicial Watch es una fundación conservadora que investiga las eventuales conductas indebidas por parte de funcionarios del gobierno

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Video Destacados