“La vida está ganando en América. A pesar de todo el progreso que estamos haciendo, trágicamente, en el mismo momento en que más estadounidenses están abrazando el derecho a la vida, los miembros principales del Partido Demócrata están abrazando una agenda radical de aborto a pedido”, dijo Mike Pence, [el vicepresidente de los Estados Unidos] en la Conferencia de Acción Política Conservadora, CPCA, por la sigal en inglés.

El gobernador de Virginia, Ralph Northam, demócrata, recientemente defendió un comentario que hizo, en el que parecía apoyar el infanticidio.

Hace unos días, todos menos tres senadores demócratas votaron en contra de un proyecto de ley que requeriría atención médica adecuada para los bebés recién nacidos que sobrevivan a un aborto fallido.

“En las legislaturas estatales de todo el país, los demócratas han respaldado el aborto tardío”, dijo Pence. “El gobernador demócrata de Virginia ha abrazado abiertamente el infanticidio”.

“Hace apenas cuatro días”, dijo también, que “los demócratas en el Senado, incluyendo a todos los senadores demócratas que se postulan para presidente, votaron a favor de un proyecto de ley que habría evitado que los bebés recién nacidos que sobrevivieron a abortos fallidos fueran asesinados“.

Una nueva encuesta marista encontró que un número creciente de demócratas registrados se identifican como pro-vida, y que el mismo porcentaje de estadounidenses -47 por ciento- que se identifican como pro-vida se identifican como pro-elección.

Pence calificó al presidente Donald Trump como “el presidente más pro-vida de la historia”, señalando que Trump revocó los dólares de los impuestos estadounidenses para financiar abortos en el extranjero y firmó la legislación que permite a los estados dejar de financiar a Planned Parenthood.

“Los demócratas están a favor del aborto tardío, el infanticidio y la cultura de la muerte”, dijo Pence. “Les prometo que este presidente, este partido y este movimiento siempre defenderán a los no nacidos y el derecho inalienable a la vida”.

Pence pronunció un amplio discurso en la CPAC, la mayor reunión nacional anual de activistas conservadores, que se celebra hasta el sábado en el Gaylord National Resort and Convention Center en National Harbor, Maryland, en las afueras de Washington.

El vicepresidente se refirió a las ambiciones de Trump de crear una Fuerza Espacial de Estados Unidos, y de construir un muro en la frontera sur. Igualmente sobre la crisis en Venezuela y la propuesta del llamado Nuevo Trato Verde de los demócratas.

El alto dignatario dijo que el pueblo de Venezuela está abrazando la libertad contra el régimen socialista del dictador Nicolás Maduro.

“La libertad es más generosa, más útil y más humana que cualquier otro modelo social o económico jamás intentado porque es la única filosofía que respeta la dignidad y el valor de cada vida y ve a cada hombre, mujer y niño como hechos a imagen de Dios”, dijo Pence.

En cuanto a la resolución no vinculante que muchos demócratas del Congreso están impulsando, dijo: “Lo único verde del llamado Nuevo Trato Verde es cuánto le costará a los contribuyentes si esta gente lo convierte en ley: 90 billones de dólares”.

Pence recibió una gran ovación cuando se hizo eco de la línea de Trump en su reciente discurso sobre el Estado de la Unión: “Estados Unidos nunca será un país socialista”.

El vicepresidente también dijo que “la libertad de religión está bajo ataque” en Estados Unidos. Habló de los ataques de la izquierda contra la segunda dama Karen Pence por enseñar arte en una escuela cristiana.

“Últimamente, se ha puesto de moda que las élites de los medios de comunicación y los liberales de Hollywood se burlen de las creencias religiosas”, dijo Pence.

“Mi propia familia fue atacada recientemente sólo porque mi esposa Karen regresó a enseñar arte a los niños en una escuela cristiana”, dijo. “Déjenme decirles que no podría estar más orgulloso de mi esposa. Es una madre del Cuerpo de Marines, es una gran maestra de escuela, y Karen Pence es una gran segunda dama de los Estados Unidos de América”.

Pero el vicepresidente dejó claro que no se trataba de su familia, sino de todos los estadounidenses, porque la libertad religiosa está consagrada en la Constitución y “en los corazones del pueblo estadounidense”. 

“Este presidente, y esta administración, siempre estaremos con la gente de fe“, dijo Pence. “Siempre defenderemos la libertad de religión de todos los americanos de todas las religiones”.

Fred Lucas, a través de DailySignal

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?