Los frecuentes tiroteos que suman víctimas de estadounidenses y los casos de El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, han estimulado las reclamaciones de los izquierdistas por un mayor control de armas en el país.

Por su parte el Arzobispo Charles Chaput escribió que “sólo un tonto puede creer que el ‘control de armas’ resolverá el problema de la violencia masiva”, el 5 de agosto en un artículo en CatholicPhilly.

el Arzobispo Charles Chaput
El Arzobispo Charles Chaput.

Al referirse a las dos últimas masacres dijo que “estos son sólo los últimos de un largo patrón de tiroteos masivos; tiroteos que han manchado de sangre las últimas dos décadas, sin fin a la vista”. 

[Autor del tiroteo en Ohio se describía como defensor de las políticas de izquierda y afín al satanismo]

El arzobispo Chaput considera que el problema de la violencia es cultural y que se cultiva con la constante comercialización de esta desde diferentes aspectos.

Igualmente se detiene a caracterizar a quienes cometen los crímenes como de corazón retorcido, que actúan en un ambiente cultural de “anarquía sexual, exceso personal, odios políticos, deshonestidad intelectual y libertades pervertidas que hemos creado sistemáticamente en el último medio siglo”.

[El presidente Trump llega a Ohio tras tiroteo mortal para “estar con los afectados y compartir el luto”]

También enumera las manifestaciones que siguen normalmente a estas tragedias y que incluyen además de expresiones de conmoción, exigencias de un mayor control de las armas entre otras, hasta que se llega a la siguiente crisis.

Asimismo, incluyó en sus apreciaciones sobre la violencia al aborto: “Cuando el lugar más peligroso del país es el útero de una madre y el feto puede tener la cabeza aplastada en un aborto, incluso en el proceso de nacer, el lenguaje corporal de ese mensaje es que la vida no es sagrada y puede no valer mucho en absoluto”.

Por otro lado, es para pensar el hecho de que el tirador de la masacre en Dayton, Ohio, abatido por la policía, era un declarado defensor del partido demócrata y que demostraba su alineación política hacia los ideales de izquierda.

Además, se mostraba a favor del control de las armas, instigando la violencia contra los llamados ‘supremacistas blancos’ y definiéndose como un satánico.

El arzobispo Chaput concluye su diciente artículo con un cuestionamiento que motiva a una mirada retrospectiva de todos los miembros e instituciones sociales: “Cuando vivimos este tipo de contradicción, ¿por qué nos sorprenden los resultados?”.

José Ignacio Hermosa – BLes

Le puede interesar: “Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…”

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__